Ultimas Noticias - Dejar de fumar

lunes, 31 de marzo de 2008

Fumando en el avión



Ya puedes fumar cigarros sin humo

http://blogs.periodistadigital.com/vidasaludable.php/2008/03/31/ya-puedes-fumar-cigarros-sin-humo



(PD).- Podrías hasta "fumar" en el avión, sin hacer saltar las alrmas, porque no emite humo sino vapor. La nanotecnología hace posible un cigarro sin humo. Tiene nicotina y no precisa combustión. Ya se vende en dieciséis provincias españolas.

La compañía alemana AHN Biotechnologie ha creado, gracias a la nanotecnología, un cigarro con nicotina, pero sin monóxido de carbono ni alquitrán, que no precisa combustión.

El producto se distribuye ya en Alemania, Italia y España. El E-cigarette es un dispositivo ligeramente más largo que un cigarrillo normal.

Este cigarrillo electrónico contiene un filtro intercambiable que contiene líquido con nicotina y propilenglicol.

Cuando el fumador inhala, el flujo de aire es detectado por un sensor, y un microprocesador activa un atomizador que inyecta gotitas deese líquido en el aire inhalado, lo que produce vapor.

El E-cigarette, que cuesta 78 euros, se alimenta por medio de una batería recargable.

Concretamente en nuestro país, el "cigarro sin humo" se vende bajo el nombre de Similar en 16 provincias y estará prácticamente en todas antes de verano.

Parece que los de Tabacalera se han mosqueado por que no les han dado este producto en distribución y como medida de presión animan a los estanqueros a no venderlo, a pesar de ser un novedoso producto libre de la Ley de Tabaco, que puede consumirse en cualquier lado al no estar afectado por la normativa.

El director general de Cigartec (la distribuidora) en España, Félix Asenjo, ha declarado a El Economista que "no pretenden sutituir al cigarrillo tradicional, sino ofrecer una alternativa al consumidor cuando existe una prohibición de fumar".



Persuadis
toner laserjet
coches segunda mano sevilla
rehabilitacion de piscinas
promociones promodico
hosting
tienda mascotas Online
tarot gratuito
dosificadoras
reparacion piscinas

domingo, 30 de marzo de 2008

Tabaquismo y alteraciones del estado de ánimo

Fumar multiplica por dos el riesgo de sufrir una depresión

http://www.elmundo.es/suplementos/salud/2008/750/1206745211.html

A pesar de la creencia popular de que el tabaco tiene un papel positivo sobre el estado de ánimo, un trabajo español confirma la existencia del efecto completamente contrario

ALEJANDRA RODRÍGUEZ

Sin embargo, un estudio publicado en la revista 'Medicina' 'Clínica' confirma que la nicotina ejerce, justamente, el efecto contrario. En otros trabajos ya se había encontrado una relación bidireccional entre el tabaquismo y las alteraciones del estado de ánimo, pero en la mayoría de las ocasiones no ha quedado claro si el hábito de fumar causa depresión o si el hecho de estar bajo de ánimo influye en el tabaquismo.

El seguimiento español, realizado por un equipo de investigadores coordinados desde la Clínica Universitaria de Navarra, ha concluido que fumar multiplica por dos las probabilidades de desarrollar un trastorno depresivo.

"Sabíamos que la relación entre ambos factores existía, pero no esperábamos encontrar que ésta fuera tan fuerte", admite Almudena Sánchez- Villegas, una de las autoras del trabajo. "Es más, hemos podido confirmar claramente que el habito tabáquico es primero y la depresión va después; y no al revés", continúa.

Lo que hace especialmente valioso este trabajo es que ha contado con una muestra muy amplia de pacientes (más de 8.500 universitarios) y un seguimiento bastante prolongado (alrededor de seis años).

De esta manera, los resultados son muy esclarecedores para determinar algunas de las causas de las alteraciones en el estado de ánimo y sus posibles remedios.

A la vista de estos datos, cabe preguntarse por qué la población general tiene la percepción de que el tabaco anima.

"En este sentido, el tabaquismo funciona como cualquier otra adicción. Cuando se deja de fumar o se está mucho tiempo sin ingerir la sustancia adictiva [en este caso la nicotina] se desencadena un síndrome de abstinencia, caracterizado, entre otras cosas, por ansiedad y un estado de ánimo alterado, que se mitiga cuando se vuelve a entrar en contacto con el compuesto adictivo; eso no quiere decir que el tabaco sea bueno para paliar la depresión o que proteja contra ella, sino que produce un alivio inmediato de la ansiedad; nada más", explica a SALUD Almudena Sánchez- Villegas.

Esta especialista y su equipo van a seguir trabajando en investigaciones sucesivas relacionadas con este tema, puesto que "la influencia del tabaco en patologías físicas y mentales es más estrecha y grave de lo que se pensaba", aclara.

Además, insiste en que los hallazgos obtenidos de seguimientos como este pueden ser muy útiles a la hora de implantar estrategias de salud pública encaminadas, en primer lugar, a que la población no se 'enganche' a la nicotina y, por otra parte, que los que ya fuman lo tengan más fácil para dejarlo.

Así, la labor debe de comenzar en las escuelas e institutos, ya que los jóvenes siguen siendo un sector de la población muy vulnerable a este hábito.

Por su parte, los médicos de familia tienen ante sí un reto considerable. En numerosos trabajos se ha demostrado que el consejo que pueden ofrecer estos profesionales ejerce un efecto muy beneficioso a la hora de que un paciente se anime a dejar los cigarrillos. "El problema es que no tienen tiempo de hacerlo; pero es una medida eficaz", matiza la especialista.

Finalmente, los autores apuestan por que la normativa legal se cumpla de manera efectiva, ya que el texto de la Ley Antitabaco es bueno, pero no se aplica bien.


Los que ya no fuman están más protegidos

Un dato curioso del presente trabajo es el de que la población ex fumadora (si han logrado mantener la abstinencia a lo largo de una década) presenta el menor riesgo de desarrollar un trastorno depresivo que la población que nunca ha probado un pitillo, a pesar de que, a priori, deberían situarse en un lugar intermedio de la escala (entre los fumadores activos y los que no lo son). Los motivos de esta circunstacia se deben, casi con toda probabilidad, a que los ex fumadores tienen un perfil psicológico marcado por la fuerza de voluntad y la determinación (necesarias para dejar una adicción), que les hace menos vulnerables a desarrollar un trastorno de este tipo

sábado, 29 de marzo de 2008

Ya hace 20 años

SAN SEBASTIÁN
1988: Llenazo en un curso para dejar de fumar
http://www.diariovasco.com/20080328/san-sebastian/1988llenazo-curso-para-dejar-20080328.html

Parece que el debate en torno al tabaquismo, la conciencia social hacia los perjuicios del tabaco y la lucha de las instituciones sanitarias contra esta adicción fuera cosa del siglo XXI, pero viene de atrás. Hace dos décadas, más de trescientos donostiarras participaban en un cursillo para eso tan difícil que es dejar de fumar.

Como escribía en marzo de 1988 Mikel Soro en DV, «fumar no es un placer. Por lo menos para los más de trescientos donostiarras asistentes al cursillo para dejar de inhalar humo hasta los bronquios, que se está desarrollando desde el lunes hasta el viernes en la capital donostiarra. Son gente de todas las edades y condición que no tienen suficiente valor y fuerza de voluntad y se apoyan en un cursillo intenso para coger asco al tabaco que tanto les gusta pero que les está afectando la salud».

Un poquillo de asco, la verdad, provocaba también uno de los testimonios recogidos en aquel reportaje: «Yo vomitaba todas las mañanas -así de claro cuenta su caso Emiliano Valencia, un carpintero al que la hebra le repele después de haberse fumado diariamente casi dos paquetes- y tomé la decisión de que así no podía seguir. A los 11 años empecé a y a los 43 lo dejé. A veces me daban arcadas en el mismo coche y tenía que parar, abrir la puerta y devolver todo el desayuno. Había recurrido al médico, que por cierto me recibió con un cigarrillo en la mano. Me dijo que tenía que hacer lo mismo que él: dejarlo. Estuve cuatro días. Sólo. Después no pude resistir la tentación».

El testimonio del fumador con tendencia al vómito cambiaba por una casualidad, cuando «resultó que acudieron a mi mujer, que también ha dejado de fumar, buscando un local para hacer reuniones de un cursillo antitabaco».

Aquel curso, del que se habló mucho hace veinte años, estaba organizado por la Liga de la Salud y la Temperancia.

También en marzo de 1988 encontramos otra referencia al tabaco en la hemeroteca de EL DIARIO VASCO. Un artículo de Santos Ojeda aseguraba: «El cigarrillo cumple 150 años», o sea, que ahora tendrá 170, si se hace caso a quienes mantienen que fue en 1838 cuando se utilizó por primera vez la palabra cigarrillo.

Parece ser que los franceses contribuyeron a la primer difusión de los pitillos en España: «El cigarrillo se puso muy de moda entre las tropas francesas en España durante la aventura de Napoleón». El artículo recordaba la invención, en 1987, de un aparatoso cigarrillo sin humo, del que nunca más se supo.

En Costa Rica premian por dejar de fumar

Concurso realizado por el IAFA

Deje de fumar y gane premios

Yensy Aguilar Arroyo
yaguilar@aldia.co.cr
http://www.aldia.co.cr/hoy/ultimahora1477347.html

2:45 p.m. El Instituto de Alcoholismo y Farmacodependencia (IAFA) realizará la quinta edición del Concurso “Deje y Gane 2008”, en el cual los participantes deben dejar de fumar para ganar, entre otras cosas, $2.000.

Tania Palacios, trabajadora social del IAFA explicó que los consursantes deben dejar de fumar del 1 al 28 de mayo. Este último día, se seleccionarán cinco finalistas, a los cuales se les hará una muestra de orina para escoger al ganador.

El primer lugar recibirá $2.000, dos tiquetes aéreos para viajar a Guatemala y un chequeo médico en la Clínica Bíblica. El segundo, $1.500, un viaje a Isla Tortuga para dos personas y un chequeo médico.

El tercer lugar ganará $500 y un televisor de 20 pulgadas y el cuarto y quinto lugar, $500. La inscripción se realizará el mes de abril y es gratuita. Los requisitos son ser mayores de 18 años y querer dejar de fumar.

miércoles, 26 de marzo de 2008

Los andaluces lo dejan por teléfono

PROGRAMA DE LA JUNTA.
Casi 200 cordobeses prueban a dejar de fumar por teléfono
http://www.diariocordoba.com/noticias/noticia.asp?pkid=391883
20/03/2008 EFE

Un total de 2.132 andaluces, de ellos 190 cordobeses, han recurrido al teléfono de ayuda para dejar de fumar en sus más de ocho meses de actividad, según ha informado la Consejería de Salud.

Con una simple llamada al teléfono gratuito (900 850 300) o a Salud Responde (902 505 060), los fumadores que deseen dejar de serlo pueden solicitar información sobre este nuevo servicio, ya que estas líneas están operativas a cualquier hora del día o de la noche, todos los días del año.

El 96,6% de las personas que han buscado ayuda en este nuevo servicio se han comprometido a abandonar su hábito en el plazo de un mes desde el inicio de la terapia, con lo que han pasado a formar parte del programa de deshabituación tabáquica a través del teléfono.

La distribución por provincias de las 2.132 personas que han manifestado su deseo de abandonar el tabaco a través del teléfono es la siguiente: Almería (158), Cádiz (226), Córdoba (190), Granada (253), Huelva (127), Jaén (162), Málaga (349) y Sevilla (639). A ellas se suman 12 llamadas de personas de fuera de Andalucía y 16 en las que no se sabe la procedencia geográfica.

El 55,4% de las llamadas recibidas de personas que manifiestan su intención de dejar de fumar con el programa de deshabituación a través del teléfono ha sido de hombres, mientras que el porcentaje de mujeres asciende a 44,5%.

El porcentaje de mujeres que emplea los recursos existentes para este mismo fin en los centros sanitarios es mayor (56,5% de mujeres frente al 43,5% de hombres).

Por edad, el grupo que más llama es el que está entre los 25 y los 44 años, que es el que tiene los consumos más altos de tabaco (40,6% del tabaco consumido), seguido de las personas con edades comprendidas entre los 45 y los 64 años (29,72% del consumo) y de los jóvenes de 16 a 24 años (con un consumo del 33,26%).

El fumador engañado

No podría desconocerlo con toda la propaganda…

http://www.vanguardia.com.mx/diario/detalle/columna/140888Publicado el: 25-Marzo-2008

QUERIDA ANA: Cuando mi esposa no se está quejando del olor del humo de mi cigarrillo y del olor de mi aliento, me está advirtiendo sobre las enfermedades del corazón. Luego la historia cambia a cáncer de pulmón y de boca. La última estrategia es una historia acerca de la posibilidad de enfisema pulmonar y de que un día no voy a poder respirar por mí mismo y tendré que andar cargando una botella de oxígeno. Ha terminado por exigirme que salga al patio a fumar, pues la daño a ella y a nuestros hijos y la casa huele mal.

Sé que el cigarro o el cigarrillo son malos, no podría desconocerlo con toda la propaganda en contra, pero lo que pasa con mi esposa ¿será sólo el producto de una mente fértil o tiene razón de alarmar tanto? Conozco, porque todos los días leo sus cartas, de su aversión al tabaco, pero también sé que es usted honrada en sus respuestas y estoy seguro de que me dirá la verdad.

Fumador engañado

QUERIDO FUMADOR ENGAÑADO: Gracias por darme la oportunidad de tratar nuevamente este tema. Y gracias por su opinión acerca de mi seriedad en mi labor.

Ciertamente su esposa tiene razón. Y se queda corta. Si fuma, cambia la función de sus pulmones, así que no pueden combatir las infecciones que los pulmones saludables pueden combatir todos los días. Los cambios en los pulmones de un fumador incluyen cambios físicos como vías respiratorias estrechas, cambios químicos y un sistema inmune alterado. Como resultado de estos cambios, los fumadores serán candidatos más seguros a tener bronquitis, pulmonía y enfisema.

La buena noticia es que estos cambios pueden ser revertidos cuando se deja de fumar. Por supuesto, entre más pronto se deje de fumar, mejor. Y quien nunca fuma, tendrá los pulmones más saludables.

Fumar causa una disminución del 50 al 75 por ciento en las funciones del olfato y el gusto. La irritación de las cuerdas vocales y la garganta, causada por fumar, contribuye a la tos y la ronquera. Cambios en las vías respiratorias ocurren mucho antes de que los síntomas sean advertidos por el fumador.

Los fumadores necesitan tomar más antibióticos, cuando enferman, que los que no fuman. Si el fumador no ha sufrido un mayor número y severidad de infecciones en el pulmón, no debe pensar que es inmune a los problemas. Con cada día que fume, más cambios ocurren en su tracto respiratorio. Y toda esta información ha sido solamente sobre el pulmón y las vías respiratorias. Existe mucho más sobre el tema y sobre muchos daños más en todo el organismo.

Por su carta, queda claro que está bajo constante ataque de su esposa sobre su hábito de fumar, y aunque su método puede ser molesto, su filosofía es correcta. O podría usted llamarlo un acto de amor y preocupación por su salud y bienestar.

Si desea dejar de fumar y no se considera apto para hacerlo por su propia fuerza de voluntad, pídale a su médico de confianza que le ayude. Espero con todo el corazón que lo haga.

martes, 25 de marzo de 2008

Apartar el tabaco de la vista

GRAN BRETAÑA PROHIBIRÁ QUE LAS CAJETILLAS ESTÉN A LA VISTA DEL PÚBLICO EN LAS TIENDAS QUE LO VENDAN

SERVIMEDIA MADRID, 24-MAR-2008
http://www.discapnet.es/Discapnet/Castellano/Actualidad/Noticias/Linea+Social/detalle?id=112630

Las tiendas y los establecimientos hosteleros que en el Reino Unido venden tabaco tendrán que mantenerlo fuera de la vista del público, en virtud de una nueva normativa que va a aprobar el Gobierno de Londres, según informa hoy la prensa británica.

La normativa supondría también, según afirma el diario "The Times", la retirada de las máquinas vendedoras de tabaco de los pubs y restaurantes.

Estas medidas serán sometidas a una ronda de consultas con los sectores afectados que comenzará en mayo, y la correspondiente legislación podría entrar en vigor en otoño.

Dawn Primarolo, ministra de Salud Pública, declaró que está dispuesta a adoptar medidas que, aunque perjudiciales para los comerciantes, pueden salvar miles de vidas.

"Es esencial que hagamos llegar a los niños el mensaje de que fumar es malo. Si eso significa eliminar las máquinas vendedoras o quitar las cajetillas de detrás del mostrador, estoy dispuesta a hacerlo", aseguró.

Por su parte, la Association of Convenience Stores, en nombre de los comerciantes afectados, ha desafiado al Gobierno a demostrar que quitar el tabaco de la vista pública tendrá un efecto apreciable en el consumo.

El director ejecutivo de esa asociación, James Lowman, manifestó además que el cambio normativo en marcha acarreará fuertes costes para "miles de comerciantes en todo el país".

Sin embargo, incluso el líder conservador, David Cameron, él mismo un ex fumador, ha manifestado que merece la pena estudiar la idea de apartar el tabaco de la vista de la gente.

"Como alguien que ha luchado para dejar de fumar, (creo que) ayuda si apartan de tí la tentación", explicó.

El Gobierno de Londres ha adoptado en los últimos años una serie de medidas antitabaco cada vez más contundentes. El primer hito, en febrero de 2003, fue prohibir la publicidad de tabaco en la prensa y los carteles publicitarios callejeros, y el último, en octubre pasado, elevar de 16 a 18 años la edad mínima para comprar tabaco.

lunes, 24 de marzo de 2008

Un cigarrillo resta hasta 11 minutos de vida

Fumar le hará envejecer más rápido

Un fumador pierde por cada cigarrillo encendido entre 5 y 11 minutos de vida

Angie López Arias alopez@prensalibre.co.cr
http://www.prensalibre.co.cr/2008/marzo/24/abanico01.php

El cigarrillo provoca un impacto negativo en las personas fumadoras, produce diferentes tipos de cáncer, daña la piel, aumenta el riesgo de sufrir ataques cardiacos y accidentes cerebrovasculares, y también produce envejecimiento prematuro, entre muchas otras consecuencias.
La neumóloga salvadoreña Lilliana Choto comentó que por cada cigarrillo que encienda una persona fumadora, pierde entre 5 y 11 minutos de vida, es decir, la expectativa de vida se acorta significativamente si fuma más de esa cantidad, lo cual ocurre en la mayoría de los casos.

En el país hay alrededor de 700 mil personas fumadoras y a las autoridades les preocupa que el comienzo de esta adicción es cada vez más temprano, pues en promedio los hombres inician a los 12 años y las mujeres a los 13. La población femenina fumadora también ha aumentado, pues antes era una minoría.

Abstinencia
Por su parte Miguel Cedeño, psicólogo panameño, manifestó que la persona siente placer al fumar porque, cuando lo hace, se activa una receptor cerebral, por lo que se buscará sentir la máxima sensación de satisfacción cada vez con más frecuencia.

“Mentalmente, cada vez que se enciende un cigarro, la nicotina, principal componente del cigarro, activa un receptor cerebral que hace que la persona sienta placer de inmediato y por consiguiente quiere sentir lo mismo repetidamente”, explicó Cedeño.

Cuando la nicotina llega a los receptores cerebrales produce la liberación de dopamina, sustancia que es causante de la sensación de placer, por ello cuando la persona no está fumando, la falta de dicha sustancia le provoca irritabilidad, ansiedad, aumento de apetito, cambios de humor e insomnio, características del llamado síndrome de abstinencia.

La dependencia del cigarrillo no solo es física, porque el fumador depende de la sensación de placer generada por la dopamina, sino que también se experimenta una dependencia emocional, pues esta sustancia interacciona en los estados emocionales de la persona.

Efectos
A nivel físico, las consecuencias, aunque el fumador activo no las perciba ni esté conciente de ellas, son pérdida de condición física, cansancio y fatiga (más de lo normal), además sufre falta de aire y tos persistente.

La salud bucodental también se ve alterada, pues el cigarro produce mal aliento, dientes opacos y amarillentos, y tres veces más probabilidad de caries y disminución del sentido del gusto, también hace que los dedos se pongan amarillos.

También el riesgo cardiovascular se incrementa porque a mediano plazo el tabaco eleva el colesterol y la tensión arterial, que predisponen a la enfermedad coronaria y al infarto al miocardio.

El cigarrillo está compuesto por 4 mil sustancias químicas, de las cuales 43 son cancerígenas y 40 tóxicas.

Dejar adicción
El psicólogo panameño subrayó que al dejar de fumar, la persona recupera la autoestima que el cigarrillo le había robado, al demostrar que pudo vencer la adicción. Su salud también se verá favorecida con la decisión, pues evitará un sinnúmero de enfermedades. Para quienes se convierten en víctimas del tabaquismo, que es una enfermedad crónica y recurrente, dejar de fumar no es tarea difícil, pues cuando inhalan el humo de un cigarro la nicotina llega al cerebro en segundos y se adhiere a los receptores de nicotina, que activan la sensación de recompensa en el circuito del cerebro (liberación de dopamina).

Este proceso estimula el centro de placer en el cerebro, los efectos iniciales pasan rápido e inicia un ciclo del síndrome de abstinencia que insta a volver a fumar ó a encender el siguiente cigarro.

Para ayudar a las personas que quieren dejar de fumar, se desarrolló el medicamento Champix que consiste en el primer tratamiento en tabletas sin nicotina para combatir la adicción de ese tóxico. Este medicamento activa parcialmente el receptor de nicotina y reduce la severidad de los síntomas del síndrome de abstinencia y los efectos de recompensa.

martes, 18 de marzo de 2008

Una hora en un ambiente cargado de humo equivale a fumar tres cigarros

Uno de cada tres hijos de fumadores presentan nicotina en el cuerpo similar al de sus padres

http://blogs.periodistadigital.com/vidasaludable.php/2008/03/18/uno-de-cada-tres-hijos-de-fumadores-pres
18.03.08 | 09:18. Archivado en Tabaco

(PD).- Uno de cada tres niños, hijos de padres fumadores, presentan niveles de nicotina en orina equivalentes a los de los fumadores, según un estudio publicado en la revista 'Mi Pediatra', donde además se advierte de que en más de un 40 por ciento de los niños menores de dos años a los que se les realizó el test de nicotinina en orina y salió positivo, los padres negaban fumar en casa o delante del niño.

Estar una hora en un ambiente cargado de humo de tabaco equivale a fumar tres cigarros, por tanto, un niño que permanece unas ocho horas en un espacio cerrado compartido con fumadores es como si hubiera consumido al final de cada jornada una cantidad de tabaco equivalente a una cajetilla entera.

No obstante, los expertos recuerdan que la exposición al humo ambiental de tabaco es constante y no se limita solamente al tiempo en el que se fuma un cigarrillo, ya que los componentes tóxicos del tabaco permanecen en el ambiente incluso tras apagarlo. Así, en España el 40 por ciento de las personas que no fuman se ven involuntariamente sometidas al humo ajeno de tabaco durante, al menos, una hora al día y el 12 por ciento hasta ocho horas al día.

La exposición de los niños al humo ambiental de tabaco puede ocurrir en cualquier sitio --domicilio, coche, restaurantes o centros comerciales--, sin embargo es la madre fumadora la mayor fuente de exposición, tanto intraútero como postnatal. Así, en el embarazo las sustancias tóxicas atraviesan la placenta y a la leche materna; mientras que su concentración máxima en sangre se alcanza a los 10 minutos de fumar un cigarro; y al cerebro llega en menos de 10 segundos tras la primera calada.

Por otra parte, puede tener consecuencias nefastas para la salud de los menores: duplica el riesgo del síndrome de muerte súbita del lactante; produce trastornos en el aprendizaje y en la conducta; provoca problemas de las vías respiratorias; el número de otitis medias agudas es mayor; aparición de eccemas y dermatitis atópicas, alergias alimentarias y caries dentales; y existe una mayor probabilidad de adicción al tabaco en la adolescencia.

domingo, 16 de marzo de 2008

Lo consiguen

GIJÓN
Cigarrillos menguantes
Cinco vecinos dejan de fumar y dos están en fase tras siete sesiones basadas en una reducción del consumo, mediciones del monóxido y actividades alternativas

14.03.08 - C. F.-ESCANDÓN
http://www.elcomerciodigital.com/gijon/20080314/gijon/cigarrillos-menguantes-20080314.html

EL PROGRAMA
Participantes: 10 personas.

Duración: comenzó el 31 de enero y se extendió a lo largo de siete sesiones. Se reunían los jueves.

Método: cada semana reducían un tercio el consumo inicial de cigarrillos y medían el nivel de monóxido de carbono de sus pulmones. Se fijó el 21 de febrero para dejar de fumar definitivamente, aunque algunos lo hicieron más tarde

Algunos echan de menos el de después del desayuno; otros, el que acompaña a la copa de vino, y hay quien añora todos y cada uno de los cigarros del día. Nadie dijo que dejarlo fuera fácil. «No es sólo por la dependencia física, sino también por las situaciones que relacionamos con la acción de fumar como salir de copas, tomar un café o ir al fútbol. Además, existe una dependencia gestual. El fumador está acostumbrado a tener algo en la mano continuamente, a jugar con la cajetilla, con el encendedor... Si todo dependiera de la nicotina bastaría con los parches».

Son palabras de Nacho Alonso, enfermero del centro de salud de La Calzada que ha dirigido el programa 'Dejar de fumar' en la Asociación de Vecinos de Laviada. La carrera de resistencia comenzó el pasado 31 de enero y aunque ayer tuvo lugar la última sesión, los participantes saben que la cosa no acaba ahí. A partir de este momento se las tendrán que arreglar solos, aunque gracias a Nacho ahora cuentan con estrategias.

Los asistentes al curso ya saben cuáles son las situaciones de riesgo y cómo hay que evitarlas. «Intentamos no frecuentar sitios que nos provoquen, como por ejemplo los bares», explica Florencio Martín, presidente de la asociación vecinal. «No se trata de cambiar radicalmente las vidas de las personas, pero sobre todo al principio es importante disociar el tabaco de las situaciones habituales en las que lo consumimos».

Combatir 'el mono'

«En realidad, los cigarros que me llenaban de verdad eran tres», confiesa José González, uno de los participantes del programa. «La mayoría de las veces cuando estás a la mitad ya no te saben a nada, pero lo fumas por el ansia». Y es que cuando el síndrome de abstinencia ataca «sientes de todo», resume Florencio. «De repente tienes frío, calor, te pones a sudar... Lo mejor que puedes hacer es salir a caminar por El Muro, que además por ahí no hay estancos».

Nacho Alonso ratifica la teoría. La actividad es el mejor remedio contra 'el mono'. «En lugar de quedarnos de sobremesa -una situación de alto riesgo, como la denomina Alonso- tenemos que imbuirnos en alguna actividad inmediatamente. Cualquier cosa vale: recoger platos, fregar la cocina o salir a pasear».

Pero, además, existen alimentos que nos pueden ayudar a dejar de fumar. Esther López, quien además de ser enfermera en Cabueñes forma parte de la junta directiva de la Asociación de Vecinos de Laviada, explicó que las frutas y los vegetales pueden ayudar a que les repela el tabaco. «Ya lo dice el refrán: una manzana cada mañana aparta al médico de la cama», aseguró. Sin embargo, Guillermo Rúa comentó que él come muchas manzanas y siempre fumó como un carretero.

«Cada persona es distinta: unos prefieren dejarlo progresivamente mientras a otros les va mejor hacerlo de golpe. Nosotros les enseñamos mil maneras de conseguir su propósito y luego cada uno escoge la que más se adapta a ellos», explica Nacho Alonso.

¿Prueba superada?

De los diez participantes que se inscribieron en el programa, cinco ya han dejado de fumar y dos están a punto de conseguirlo. Una persona ha reducido bastante la cantidad y dos abandonaron el programa. «La terapia de grupo ayuda mucho. Para los demás resulta estimulante el hecho de que un compañero lo haya logrado», comenta Alonso. «Aunque buscar el momento adecuado para dejar de fumar es más importante. No es conveniente lanzarse en periodos de estrés, como por ejemplo en exámenes. Algunas personas empiezan en año nuevo, otras cuando tienen hijos», señala. La cuestión es proponérselo.

La suerte del joven....

Los jóvenes pueden dejar de fumar más rápidamente
http://www.bajoelsol.com/articles/fumar_3750___article.html/j%C3%83%C2%B3venes_m%C3%83%C2%A1s.html
March 13, 2008 - 2:33PM

Los jóvenes fumadores tienen más probabilidades de dejar de fumar que las personas mayores. Es decir, quienes llevan menos de 20 años inhalando el humo del cigarrillo son más exitosos en su propósito de abandonarlo.


Según un análisis de bases de datos del suplemento del Censo en el 2003, los jóvenes fumadores tienden a dejar de fumar con más facilidad porque la mayoría de ellos no fuma dentro de su casa. El salir a fumar un cigarrillo cuando hace mucho frío o mucho calor, demanda un esfuerzo que con el tiempo los fumadores jóvenes no consideran que vale la pena.


"A los jóvenes les importa mucho lo que las otras personas digan, y vivimos en una sociedad donde es difícil fumar", dijo John P. Pierce, Ph.D., Director del centro de prevención y control de cáncer de la Universidad de California en San Diego. "Ellos están más pendientes de la publicidad en contra de este hábito y son más concientes".


Herramientas para dejar de fumar como los parches, inhaladores y antidepresivos resultaron bastante efectivas entre las personas de entre 35 y 49 años de edad.


El 84 por ciento de los fumadores jóvenes dijo que querían dejar de fumar, a comparación del 64 por ciento entre los adultos mayores.


"Todos dicen y quieren dejar de fumar, pero hay ciertos situaciones que ayudan o no", dijo Pierce. Según el la mayoría de los hispanos quiere dejar de fumar y son pocos los que fuman dentro de la casa, lo que es más beneficioso para este grupo étnico. "Muy pocas mujeres hispanas fuman o por lo menos son pocas las que lo hacen", dijo.


Información a cargo de Servicio de La Red Hispana y La Fundación Self Reliance.

Hijos más fácil de manejar

Dejar de fumar en embarazo 'produce' hijo fácil de manejar

http://www.lacronica.com/EdicionEnLinea/Notas/VidayEstilo/13032008/292894.aspx
MÉXICO, D.F.(Agencias)

Las mujeres que dejan de fumar durante el embarazo podrían tener más probabilidades de tener un hijo fácil de manejar, según investigadores británicos.

Los investigadores analizaron información sobre más de 18 mil niños nacidos en el Reino Unido entre 2000 y 2002. Se anotaron los hábitos de tabaquismo de las madres durante el embarazo y se les clasificó en no fumadoras, fumadoras moderadas o fumadoras empedernidas (más de diez cigarrillos diarios).

A la edad de nueve meses, se evaluaron los temperamentos de los niños en cosas como el buen estado de ánimo, la receptividad a cosas nuevas, el sueño regular y los patrones de alimentación.

Los investigadores hallaron que los niños nacidos de mujeres que dejaron de fumar durante el embarazo eran más fáciles de manejar, es decir, era menos probable que tuvieran comportamientos impredecibles ante las dificultades planteadas por situaciones o cosas nuevas, que los niños nacidos de las no fumadoras o de las fumadoras empedernidas.

El estudio también halló que los hijos de fumadoras empedernidas tenían más probabilidades de tener los puntajes más bajos de estado de ánimo positivo.

Los hallazgos fueron publicados en la Journal of Epidemiology and Community Health.

Los autores del estudio anotaron que las investigaciones anteriores con animales mostraron que la nicotina es una toxina conductual y que un temperamento difícil podría suscitar comportamientos antisociales.

Las mujeres embarazadas fumadoras no sólo exponen a los bebés no nacidos a sustancias químicas perjudiciales que podrían afectar su desarrollo. También podrían heredarles rasgos y comportamientos relacionados con el tabaquismo del embarazo, según los investigadores.

Anotaron que dejar de fumar durante el embarazo se relaciona con la necesidad de proteger al bebé, en lugar de una intención de dejar el vicio de manera prolongada. Los índices de relapso son elevados después del parto.

De todos modos, aseguraron los autores del estudio, dejar de fumar durante el embarazo muestra que una mujer tiene la capacidad de adaptarse a circunstancias diferentes y de planear y retrasar la gratificación, rasgos que parecen ausentes en las mujeres que continúan fumando durante el embarazo.

Nota Publicada: 13/03/2008 19:36

viernes, 14 de marzo de 2008

Tabaco y embarazo

Las embarazadas que dejan de fumar tienen bebés más alegres
WASHINGTON. REUTERS/EP
http://www.abc.es/20080313/sociedad-sanidad/embarazadas-dejan-fumar-tienen_200803131257.html

http://pe.invertia.com/noticias/noticia.aspx?idNoticia=200803131152_RTI_1205409150nN13278143

Las madres que dejan de fumar cuando están embarazadas tienden a tener bebés más alegres y adaptables, según un equipo de investigadores británicos. Por contra, los bebés de las mujeres que siguieron fumando son especialmente gruñones, y los investigadores creen que las madres que logran hacer el esfuerzo de abandonar el hábito también se preocupan más por sus hijos en otros aspectos.

Los bebés de quienes no han fumado nunca también son más temperamentales que los hijos de las mujeres que abandonaron el tabaco, descubrieron los investigadores.

El tabaco puede afectar al crecimiento del feto y se ha demostrado que también puede dañar a los niños si son fumadores pasivos de los cigarrillos de su madre. Pero la doctora Kate Pickett, de la Universidad de York, cree que su equipo ha descubierto algo más. Han seguido a 18. 000 bebés británicos nacidos entre 2000 y 2002, así como a sus madres, que forman parte de un estudio mayor.

Les hicieron a las madres una serie de preguntas sobre el carácter de sus hijos, "cosas como si un niño es receptivo o no a cosas nuevas, si les dan miedo los extraños, si son alegres o no", explicó Pickett en una entrevista telefónica.
Las mujeres que habían dejado de fumar tenían hijos claramente más tranquilos, señalaron Pickett y sus colegas en el Journal of Epidemiology and Community Health. "Es una asociación significativa

Podemos estar seguro de que no se debe a la casualidad", dijo Pickett.

"Lo que están haciendo (al dejar de fumar) es tomar una acción maternal muy específica para proteger a sus bebés. Lo vemos como un marcador para otras características de las mujeres que se las arreglan para dejarlo. También puede ser un marcador para un carácter más fácil".

"Así, las mujeres que dejan de fumar durante el embarazo tienen un funcionamiento mejor en general, incluyendo relaciones más estables, más habilidad para utilizar los recursos de la comunidad y circunstancias vitales menos desestabilizadoras y estresantes, y tienen menos probabilidad de tener un pasado de problemas sociales y comportamiento antisocial, frente a las mujeres que fuman durante el embarazo", rezaba el informe.

El estudio mostró que las mujeres que fumaban mucho tenían los niños más difíciles, con una actitud poco positiva. "Creo que es muy importante evitar estigmatizar a las mujeres que no logran dejarlo", advirtió Pickett. "Y el embarazo es una época estresante".

Quiénes pueden lograrlo

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/subnotas/57196-19002-2005-09-30.html

“Es esencial distinguir entre el que querría dejar de fumar y el que realmente quiere dejar de fumar –destacó Herman Buxhoeveden, coordinador del área tabaquismo de Lalcec–: sólo el último está en condiciones de lograrlo. Muchos esperan una palabra mágica que permita dejar de fumar sin sufrir, pero no es posible alejarse de una adicción sin que a uno le cueste.”
“La reincidencia baja mucho después del año de haber dejado de fumar. De todos modos, el fumador no deja de serlo nunca, como sucede con cualquier adicción. Hay quienes dejan de fumar fácilmente y la gente cree que es por fuerza de voluntad, pero es que no eran adictos sino fumadores sociales”, comentó
Por P. L.

Mitos y verdades de los métodos para abandonar el hábito de fumar

Cómo tomar la decisión. Y cómo sostenerla. Los grupos de ayuda, los parches, el bupropion. El láser, la acupuntura, los sedantes. Una experta del Ministerio de Salud explica mitos y verdades de los métodos para dejar de fumar.

Por Pedro Lipcovich

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-57196-2005-09-30.html

Hay que aguantar dos minutos; no toda una vida sino sólo dos minutos sin fumar. Este es uno de los “tips” que Verónica Schoj –una de las responsables de la Guía de Tratamiento de la Adicción al Tabaco del Ministerio de Salud– da para el que quiera dejar de fumar por sí mismo. Otra sugerencia es, una vez tomada la decisión, fijar un plazo, no superior a 20 días, para cumplirla; también, poder decirse a sí mismo por qué tomó esa decisión y no dejar de comunicarlo a los demás. En la Argentina, son muchos los que tienen que afrontar solos ese momento de decisión, ya que los profesionales de la salud no suelen estar capacitados ni motivados para las discretas intervenciones sobre tabaquismo que debiera incluir cada consulta con un paciente. Indiscutida es la efectividad de los “grupos para dejar de fumar” y a veces la ayuda especializada puede incluir los parches de nicotina o el “bupropion”, que, de todos modos, “no pueden obviar el duro trabajo que implica dejar la adicción”. Y hay métodos que –la especialista cita estudios internacionales– son francamente inútiles: el láser, la acupuntura, los antidepresivos y sedantes. Lo que sí, se puede dejar de fumar sin engordar.
–¿Cómo puede buscar ayuda alguien que quiera dejar de fumar?
–Los médicos, enfermeros, psicólogos, odontólogos, debieran incluir el tema en las consultas, según un modelo ya probado que requiere de tres a cinco minutos y que empieza por preguntar si el paciente fuma o no: aunque parezca mentira, la mayoría de las historias clínicas en la argentina no incluye este dato. Algunos médicos aducen que no disponen de esos cinco minutos pero, si reciben a un paciente diabético o hipertenso, ¿no tienen tiempo para dedicarle a esos problemas? Si tuvieran incorporado que el 40 por ciento de la población fuma y es la primera causa de muerte, sabrían redistribuir el tiempo en las consultas. Pero el tema no está instalado en la formación del médico. En estos días se efectúa una reunión de las 32 facultades de medicina del país, con el Ministerio de Salud, para incluir el tabaquismo en los planes de estudio –señala Schoj, consultora en el Programa Nacional para el Control del Tabaco del Ministerio de Salud.
–¿Qué lugar puede tener la medicación para quienes desean dejar de fumar?
–Ante todo, la medicación no puede ser el eje de ningún tratamiento; sólo funcionan en conjunto con estrategias de soporte psicológico y que prevean la ayuda de la familia y amigos. En cualquier caso, dejar una adicción requiere un trabajo personal que no puede ser reemplazado por fármacos, los cuales, además, son innecesarios para quienes fumen menos de diez cigarrillos diarios. Con estas salvedades, hay dos fármacos que pueden mitigar los síntomas físicos de los primeros días de abstinencia: uno es la nicotina, que en la Argentina se presenta en parches. El otro fármaco es el bupropion, que ejerce en el sistema nervioso central un efecto parecido al de la nicotina.
–¿En cuanto a los grupos para dejar de fumar?
–Ofrecen un mayor tiempo de contacto, seis u ocho reuniones: a mayor intensidad hay más chances de éxito; también hay tratamientos individuales mediante series de entrevistas. En la ciudad de Buenos Aires, varios hospitales ofrecen servicios gratuitos para dejar de fumar: el Ramos Mejía, el Pirovano, el Argerich, el María Ferrer; como Lalcec, la Asociación Sin Pucho y la Iglesia Adventista, y otras como la Fundación Favaloro, el Hospital Italiano y el Cemic.
–¿Qué otros recursos hay, además de las consultas personales?
–Uno es el de las líneas telefónicas gratuitas. En otros países, son un pilar de la ayuda para dejar de fumar. El Ministerio de Salud tiene el 0800-222 1002, que todavía no está en condiciones de atender una demanda considerable: ya está aprobada su ampliación, que permitirá responder a pedidos del interior, donde muchas veces hay pocos recursos de ayuda. También hay muy buenos sitios de Internet, por ejemplo: www.dejohoydefumar.gov.ar, del Ministerio de Salud de la Nación;www.uata.org. ar, la Unión Antitabáquica Argentina; www.dejardefumar.ucsf.edu, de la Universidad de San Francisco, California, en español; www.cdc.gov/ spanish/tabaco/nodejaque.htm, del CDC de Estados Unidos, en español; www.surgeongeneral.gov/tobacco/ spquits.htm, del Cirujano General de Estados Unidos, en español.
–¿Cuáles son los métodos que no sirven para dejar de fumar?
–El láser, según estudios internacionales confiables, no tiene ningún efecto sobre el tabaquismo; tampoco da resultado la acupuntura, ni los sedantes o antidepresivos. Hay métodos que además de inútiles llegan a ser bizarros o humillantes, como las terapias de aversión: por ejemplo, le ordenan al paciente que junte los puchos en un vaso de agua y después se tome esa agua, como para generar asco.
–¿Qué sugerencias podría dar para el que quiera dejar de fumar sin ayuda profesional?
–Mucha gente logra dejar de fumar por cuenta propia y conviene tomar en cuenta algunos puntos. Hay que fijarse una fecha para dejar de fumar; ir “bajando de a poco” no sirve para dejar. La fecha no debe ir más allá de 15 a 20 días desde la decisión; el pico de motivación suele alcanzarse a los 15 días. Mientras llega esa fecha, conviene pensar qué motivos tiene para dejar de fumar: cuando uno le pregunta a la gente, dice cosas como: “No quiero presentarme como adicto ante mis hijos”, “Quiero seguir haciendo el amor y sé que el cigarrillo me va a afectar en eso”; son en general motivos positivos; el miedo, como motivador, dura poco. Recordar esos motivos le va a servir durante las primeras semanas, las difíciles.
–¿Qué otro “tip” para dejar?
–Es útil saber que la compulsión a fumar es intensa pero breve: dura dos minutos. Conviene tener previsto qué hacer en esos dos minutos críticos: tomar agua fría, lavarse los dientes, leer, quizá ducharse, llamar a alguien por teléfono. Hay que evitar la primera pitada y plantearse dejar de fumar “sólo por hoy”; pensar que uno ya no fumará en su vida sólo sirve para angustiarse. Evitar el café, porque da ganas de fumar, y el alcohol, porque, como comentaba un paciente, diluye todos los ideales y hace que todo importe menos.
–Algunos se preocupan por la posibilidad de aumentar de peso al dejar.
–Una forma segura de fracasar es, a la vez que se deja de fumar, ponerse a dieta para no engordar. No se puede hacer las dos cosas a la vez. La mitad de los que dejan de fumar no engorda y la otra mitad sube un par de kilos, porque la nicotina aumentaba su metabolismo basal. El que sube más que eso es porque comió demasiado durante el síndrome de abstinencia. La cuestión es comer lo que se desee pero preferentemente verduras y frutas, y hacer actividad física, por lo menos caminar. Si de todos modos uno sube unos kilos, podrá bajarlos dos o tres meses después, cuando haya pasado el tiempo más difícil.

miércoles, 12 de marzo de 2008

Edad pulmonar

Los fumadores se asustan al ver la foto de su pulmón
http://www.infobae.com/contenidos/368176-100935-0-Los-fumadores-se-asustan-al-ver-la-foto-su-pulm%C3%B3n

Científicos aseguran que comparar los pulmones de un fumador, con los de una persona sana ayudó a muchos pacientes a entender la forma en que el tabaco daña la salud


Los fumadores que conocen la edad de sus pulmones son más proclives a dejar de fumar, según un estudio británico publicado el viernes.

La edad pulmonar se mide comparando los órganos con los de una persona sana que tenga la misma capacidad pulmonar.

Sin embargo, esta información también es útil para convencer a los fumadores de que deben dejar este hábito, dijo Gary Parkes, un médico de familia de Hertfordshire, en Gran Bretaña, quien dirigió el estudio publicado en British Medical Journal.

"Informar a los fumadores la edad de sus pulmones los ayuda ignificativamente a dejar el hábito", informaron Parkes y su equipo.

El tabaquismo causa la muerte de cerca de 4 millones de personas cada año, según la Organización Mundial de la Salud.

El tabaco es una sustancia muy adictiva y la principal causa de enfermedades cardíacas y de cáncer. El estudio siguió a 561 fumadores de largo plazo mayores de 35 años y comenzó con una simple prueba para medir el volumen del aire exhalado por los voluntarios.

Un primer grupo no recibió información sobre sus resultados, mientras que el segundo fue informado sobre su edad pulmonar, pudo ver un diagrama que ilustraba la forma en que fumar envejece los pulmones y recibió consejo sobre cómo dejar el tabaco.

Todos los participantes fueron alentados a dejar de fumar y recibieron ayuda para hacerlo.

Un año más tarde, las pruebas de saliva mostraron que el 13 por ciento de los fumadores que recibieron información sobre su edad pulmonar habían dejado el tabaco, mientras que sólo un 6 por ciento de las personas en el otro grupo lo había hecho.

"Cualquiera que posea información que sea fácilmente entendible parece más proclive a dejar de fumar", dijo Parkes.

"La razón parece ser que las personas han temido lo peor y se han dado cuenta de la importancia de dejar el hábito", afirmó el médico.

El estudio se opone a los informes que aseguran que la información sanitaria no estimula a dejar de fumar y subraya los beneficios de los chequeos precoces, ya que un 16 por ciento de las personas que se presentaron a este estudio tenían enfisema pulmonar, dijo Parkes.

Entregarle a las personas este tipo de información podría ser una forma económica de lograr que las personas abandonen el cigarrillo, reduciendo las enfermedades relacionadas con el tabaquismo que ejercen presión contra los sistemas de salud.

Fuente: Reuters

Dependencia de la nicotina

EL 79,1% de los médicos señalan que la adicción a la nicotina es la principal barrera para dejar de fumar

http://www.discapnet.es/Discapnet/Castellano/Actualidad/Noticias/Discapacidad/detalle?id=111110

Datos de una encuesta nacional realizada a más de 3.000 médicos de atención primaria

La adicción y dependencia de la nicotina es la principal barrera para dejar a fumar, según se desprende una encuesta realizada a más de 3.000 médicos de atención primaria. Por detrás de la adicción, la poca motivación y la falta de fuerza de voluntad aparecen como otras de los principales frenos para abandonar el tabaquismo.

Según el Dr. Gascó, médico de familia, “casi la mitad de los pacientes ya ha acudido a su médico para solicitar ayuda para dejar de fumar. Es la intervención de mejor calidad al menor coste”. El doctor Eugeni Bruguera, jefe de la unidad de conductas adictivas del servicio de psiquiatría del hospital Valle de Hebrón destaca que “fumar es una enfermedad crónica que conlleva una adicción física y psicológica a la nicotina, una sustancia tan adictiva como el resto de drogas”.

Otros datos interesantes que arroja esta importante encuesta es que más de la mitad de los médicos recuerda a sus pacientes la necesidad de dejar de fumar en cada visita y hasta un 91,3% considera que es la actividad más dañina para la salud a largo plazo, muy por delante de la obesidad (3,6%) o el consumo de alcohol (2,9).

El tabaquismo, segundo factor de riesgo

Otro dato que se desprende de esta encuesta fue la preocupación de los médicos de atención primaria frente al tabaquismo. El tabaquismo es el factor de riesgo prioritario a tratar desde la consulta, muy cerca de la hipertensión. Por detrás se sitúan otros factores de riesgo importantes, como la dislipemia y la obesidad.

La visita al médico

La encuesta revela las principales preocupaciones de los profesionales de la salud a la hora de combatir el tabaquismo. “Los datos y la experiencia confirman que la adicción y la falta de motivación son los causantes del fracaso en la deshabituación tabáquica” – explica el doctor Gascó – “El papel del médico y demás profesionales de la salud es fundamental a la hora de dar una información correcta. Es imprescindible aumentar la motivación de los pacientes. No debemos esperar a que al fumador le surja un cáncer para intervenir”.

El 70% de la población acude, al menos, una vez al año a la consulta de atención primaria. La principal dificultad que presenta el fumador que quiere dejarlo es saber cómo. En este sentido, el centro de salud, se convierte en el lugar idóneo para dar el primer paso en la deshabituación tabáquica, según el doctor Gascó. Según la encuesta, más de la mitad de los médicos recuerdan a sus pacientes la necesidad de dejar de fumar en cada visita (55,6%).

Juan Carlos Prieto es exfumador gracias a la ayuda de su médico y al último medicamento disponible para frenar el tabaquismo, que actúa específicamente frente a la adicción a la nicotina. “El médico me hizo ver que el tabaquismo es una enfermedad y no un hábito como piensan la mayoría de los fumadores” – señala. “No se trata sólo de motivación. El saber que existen fármacos eficaces, animaría a muchos más fumadores a intentar dejar el tabaco – continúa el doctor Gascó –

Tratar hoy una dependencia al tabaco sin fármacos es como tratar una hipertensión solo con medidas higiénico – dietéticas”.

Financiación medicamentos

Otra de las principales preocupaciones que refleja esta encuesta es la financiación de los tratamientos para dejar de fumar, como una de las barreras con las que se encuentran los médicos de atención primaria.

“Es inexplicable y difícil de entender que las autonomías y el Ministerio de Sanidad y Consumo no incluyan la financiación de fármacos para dejar de fumar, ya que supondrían un ahorro en gasto sanitario y salvarían vidas humanas”, indica el doctor Gascó.

Romper con el tabaco sólo proporciona beneficios

“En cada calada, llegan al organismo 4.000 sustancias diferentes pero sólo la nicotina es la responsable de la adicción ” – explica el doctor Eugeni Bruguera , jefe de la unidad de conductas adictivas del servicio de psiquiatría del hospital Vall d’ Hebrón. “Cuando un fumador da una calada, la nicotina llega al cerebro en unos segundos y aumenta los niveles de dopamina en las áreas del cerebro que controlan la recompensa y el place . Al suspender el tabaco bajan los niveles de nicotina apareciendo ansiedad, irritabilidad, tristeza y un conjunto de síntomas físicos que son el llamado síndrome de abstinencia responsable de muchas recaidas y que puede llegar a durar varias semanas.

En este sentido, el doctor Eugeni Bruguera señala que el balance con los últimos tratamientos ha sido excelente, con tasas de éxito muy superiores a anteriores etapas.

En cuanto a los beneficios del exfumador, éstos aparecen con rapidez, mejora la función respiratoria, los sentidos como el olfato y el gusto. A partir del año, el exfumador aumenta su capacidad física, disminuye las posibilidades de catarros, resfriados y riesgo de infecciones y ha reducido a la mitad su riesgo de infarto. Al cabo de pocos años se ha reducido enormemente el riesgo de presentar enfermedades cardiovasculares, respiratorias y cáncer mejorando la calidad de vida.

Life Rewards: el programa de ayuda que acompaña al paciente día a día

En la rueda de prensa se ha presentado, además, detalles del programa “Life Rewards”, desarrollado por Pfizer una nueva herramienta de apoyo al paciente que le ayuda día a día a superar los complejos patrones de comportamiento que ha desarrollado en torno a su hábito de fumar. Este programa, pensado como complemento del tratamiento con el último medicamento que actúa directamente frente a la adicción a la nicotina, se compone de un diario que contiene consejos, actividades y tareas que le pueden ayudar superar la adicción psicológica.

Según el doctor José Chaves, responsable médico del área cardiovascular de Pfizer, compañía biomédica que ha desarrollado este programa, “Life Rewards pretende ser una ayuda psicológica en el día a día del paciente, controlada por médicos y expertos en tabaquismo en continuo contacto con el paciente. Es además parte del compromiso de Pfizer con el paciente que quiere dejar de fumar”.

El programa “hecho a medida” de cada paciente, ayuda a preparar el momento de dejar de fumar y realizar un seguimiento al paciente. Por ejemplo con “Mi monitor de progreso”, incluido en el programa, se miden y actualizan los días libres de humo, se incluye una “calculadora de costes”, beneficios para el organismo y un “rastreador de tentaciones”. El paciente cuenta además con un teléfono de apoyo y recibe información en su móvil para ofrecerle soporte en la deshabituación tabáquica.

Pfizer, “Trabajando juntos por un mundo más sano TM ”

Pfizer es la compañía líder en investigación biomédica, cuya misión es descubrir y desarrollar medicinas innovadoras para ponerlas a disposición de una sociedad, con la que colabora en numerosos programas nacionales e internacionales, para mejorar sus condiciones de vida, ...

domingo, 9 de marzo de 2008

¿Es eficaz la vareniclina?

A través de un estudio del que participaron 746 personas
Comprueban la eficacia de un medicamento para dejar de fumar
http://www.genteba.com.ar/salud/notas/sal_nota.php?id=112

Administrado especialmente durante los tres primeros meses del tratamiento -en el cual, bajo la coordinación de especialistas, debe estar contemplada también la contención psicológica - vareniclina ha demostrado muy buenos resultados a la hora de controlar la adicción química y superar la abstinencia. Por otro lado, disminuye la sensación placentera con lo cual baja la posibilidad de recaer en la adición.

Con el objetivo de determinar la eficacia de la vareniclina, el más novedoso medicamento utilizado en los tratamientos para dejar de fumar, un equipo de profesionales encabezado por el doctor H. Aubin desarrolló un estudio randomizado y multicéntrico del cual participaron 746 hombres y mujeres de Bélgica, Francia, Holanda, Reino Unido y Gran Bretaña.

Según los resultados de la experiencia, que forman parte de la edición online de la publicación especializada Thorax, luego de 12 semanas de tratamiento (tres meses), los 376 participantes que habían recibido vareniclina, un agonista parcial del receptor nicotínico, obtuvieron mejores resultados al mostrarse más proclives a dejar de fumar.

La comparación fue establecida a partir del tratamiento con parches de nicotina que realizaron los restantes 370 voluntarios. El porcentaje de personas que abandonaron el cigarrillo al finalizar el tratamiento fue significativamente mayor en el grupo al cual se le administró vareniclina: 56 por ciento; mientras que para los parches la tasa de éxito alcanzó el 43 por ciento.

"Conceptualmente los medicamentos son muy útiles sobre todo en las primeras etapas del tratamiento en las cuales el paciente debe superar su adicción química. Esta es una instancia vital pues debemos recordar que la nicotina invade el torrente circulatorio y tarda sólo ocho segundos en llegar al cerebro, más precisamente al área límbica en donde se regula la sensación de placer. Desde ahí provoca la descarga de dopamina, una sustancia que ya está en el cerebro y se activa ante estímulos", explicó en diálogo con Pro-Salud News, el doctor Fernando Müller, médico clínico, director y fundador del Proyecto MEDEF (médico especialista en dejar de fumar).

"De cada 100 personas que intentan dejar de fumar por su cuenta, 60 recaen a los tres días y sólo el dos por ciento se mantiene al cabo de un año. Esto genera mucha frustración y por eso, desde hace ya algunos años, se pone en marcha lo que se denomina terapia cognitiva conductual sumada al apoyo farmacológico", insistió el especialista.

El primer paso, la desintoxicación
La vareniclina, medicación investigada y desarrollada por los laboratorios Pfizer, constituye el más reciente eslabón de una larga cadena de herramientas que se han ido desarrollando a lo largo de los años, siempre con el objetivo de brindarle a quienes desean dejar de fumar, las mejores técnicas para poder cumplir el primer paso del tratamiento: controlar la dependencia a las sustancias nocivas o "adicción química".

Para ello se ha ido evolucionando desde la primera creación que fueron los chicles de nicotina hasta llegar al momento actual, pasando por el desarrollo de parches, spray nasales e incluso mediante la utilización de medicamentos antidepresivos.

"Este medicamento llamado agonista parcial del receptor nicotínico posee triple acción: por un lado disminuye el deseo de fumar al ganarle a la nicotina en su carrera por activar los receptores que 'trabajan' disminuidos; baja la sensación y los efectos de la abstinencia y, finalmente, bloquea la asociación del cigarrillo con el placer. Las medicaciones de este tipo suelen administrarse los primeros tres meses, luego de los cuales el paciente deberá enfrentar la posibilidad de caer nuevamente en su adicción y trabajar para evitar que eso pase. Si bien cada paciente es diferente, numerosos estudios demuestran que vareniclina es efectiva", indicó el doctor Müller, también socio fundador de la Asociación Argentina de Tabacología (AsAT).

"En el último tiempo hemos puesto en marcha en diversos pacientes el tratamiento con vareniclina y los resultados han sido satisfactorios. Se trata de un medicamento de primera línea cuyos resultados son muy buenos especialmente porque ayuda mucho a controlar la abstinencia", consignó al ser consultada por Pro-Salud News, la doctora Susana Reznik, médica especialista en psiquiatría y psicología médica, creadora del "Método Aire Libre" para dejar de fumar.

Importancia del tratamiento integral
Dejar de fumar no sólo es un desafío sino que además es un compromiso que se asume con el objetivo de enfrentar un proceso del cual se obtendrán importantes beneficios.

En este sentido, de acuerdo con los especialistas, apenas 20 minutos después de haber apagado el último cigarrillo mejoran la presión arterial, el pulso cardíaco y la circulación; mientras que a las 24 horas comienza a disminuir el nivel de monóxido de carbono en el organismo y a los dos días la nicotina es eliminada del cuerpo.

Luego, con el correr de las semanas llegará el turno del corazón y los pulmones, órganos particularmente afectados por las sustancias nocivas del cigarrillo que, de a poco, comenzarán a restituir su normal funcionamiento.

Sin embargo, abandonar el cigarrillo no es una tarea sencilla. Por esa razón es necesario, en primer lugar, aceptar que el tabaquismo es una adicción y una enfermedad y, luego, tomar la decisión de "trabajar" para estar mejor.

Una vez tomada la decisión, es fundamental contar con el apoyo de la familia y los amigos íntimos, aunque también es recomendable buscar ayuda en médicos especialistas en tabaquismo e incluso integrarse a los grupos de autoayuda o de apoyo conductual.

"El tabaquismo es una enfermedad que durante muchos años ha pasado desapercibida como tal pues históricamente se abordó el tema de la adicción al cigarrillo no por sus raíces o etiología sino por sus consecuencias que sin duda existen. Es innegable: fumar trae enfermedades pero también es una enfermedad crónica, compleja y recurrente de la cual no es fácil salir. Esta dificultad se basa en tres pilares: la adicción química que se sustenta en la nicotina; la adicción social que tiene que ver con el cigarrillo como sustancia aceptada dentro de una sociedad en la cual entre el 80 y 85 por ciento de los hombres y mujeres confiesan haber probado; y finalmente la dependencia psicológica del fumador que no se ve a si mismo de otra forma y que le otorga al acto de fumar un significado propio. Por todas estas razones para dejar de fumar no solo es necesario contar con la decisión de querer sentirse mejor sino además contar con las herramientas adecuadas", concluyó el doctor Müller.

Justamente, el hecho de enfrentar una enfermedad con múltiples aristas genera la necesidad de contar con médicos especialmente preparados que puedan ayudar a articular las dos partes fundamentales del tratamiento para abandonar el cigarrillo: la farmacológica y la psicológica o psiquiátrica basada en el apoyo y la contención.


Número de matrícula de los especialistas consultados

- Doctor Fernando Müller: M.N. 43.224
- Doctora Susana Reznik: M.N. 38.338


Para mayor información:

- Asociación Argentina de Tabacología (AsAT): http://www.asatabacologia.com.ar

- Proyecto MEDEF: http://www.medef.com.ar
Pro- Salud News
07 de Marzo de 2008

La ayuda global

Internet también ayuda a los fumadores
Por Ariel Torres
De la Redacción de LA NACION
http://www.lanacion.com.ar/EdicionImpresa/informaciongeneral/nota.asp?nota_id=993752


¿Qué es un fumador? Un fumador es alguien que quiere dejar de fumar.

Salvo contadas excepciones, todos los que hemos padecido esta adicción tiránica y destructiva sabemos cómo daña nuestra calidad de vida. Y sabemos lo extremadamente difícil que es abandonar el cigarrillo.

Pasados los 30, cuando empezamos a sentir sus efectos funestos, nos levantamos cada mañana con muchas ganas de fumar y con muchas ganas de no volver a fumar nunca más. Pero suele ganar el tabaco.

Por eso, una de las mejores cosas de abandonar el cigarrillo es no volver a pensar "tengo que dejar de fumar". Los beneficios en nuestra calidad de vida -y la de nuestros familiares y amigos- suelen, sin embargo, opacar esta sensación de libertad.

Respiramos de nuevo, dormimos mejor, y estamos llenos de energía. Ya no hedemos. Según nos dicen, también viviremos más años. Pero, sin duda, el sentirse por fin liberado del tabaco es una de las experiencias más placenteras de dejar de fumar.

Pero no es fácil. La nicotina es una de las sustancias más extraordinariamente adictivas que conoce el hombre. Aunque el no fumador suele afirmar con desprecio que quienes no abandonan este hábito lo hacen por falta de voluntad, las cosas son neurológicamente muy diferentes. No se trata de un hábito, se trata de una adicción.

La ayuda global

Todo fumador sabe que aunque se puede abandonar el cigarrillo, la adicción permanece allí, agazapada. Si no somos conscientes de que robar tan sólo una pitada puede despeñar años de salud y libertad, el tabaco nos hará el día menos pensado una jugada fatal.

Así que no sólo es cuestión de dejar de fumar, sino también de no volver a caer. Y para ambas cosas hacen falta mucha ayuda y apoyo.

¿Dónde entra la tecnología aquí? Bueno, para cientos de miles de personas Internet y las computadoras han sido el factor decisivo para vencer el tabaco y mantenerse a salvo de las derrotas, que acechan en cada fiesta, en cada cóctel, en cada Navidad y Año Nuevo, en cada vacación.

Uno de los programas más útiles que hemos visto para la persona que está intentando dejar de fumar es el Quitómetro ( www.quitometro.org ), un software español gratis que nos informa cuánto hace que dejamos de fumar, cuántos cigarrillos no hemos fumado desde entonces, cuánto dinero nos hemos ahorrado y la cantidad de nicotina y alquitrán que le evitamos a nuestro organismo. Por ejemplo, una persona que fuma 20 cigarrillos por día habrá gastado en un año casi 1400 pesos y habrá inyectado en sus pulmones más de 300 gramos del cancerígeno alquitrán.

Pero estos números, que alientan a persistir en el intento de dejar el tabaco, son sólo la mitad de la historia del Quitómetro . Tan importante como sus estadísticas vitales es su comunidad. En la pestaña Foros del programa hay un popular y siempre activo grupo de personas, en su mayoría de España aunque también se ven argentinos, que están constantemente dispuestos a despejar dudas y dar apoyo al que atraviesa una crisis de abstinencia o dio un paso en falso en la dolorosa escalada hacia la vida sin humo.

Después de España, con alrededor de dos millones de visitas desde la fundación del sitio, la Argentina es el país que más participación tiene en la comunidad de Quitómetro (150.000), seguida por México (134.000).

El programa reside en la barra de sistema (donde está el reloj de Windows) y el que está en la dura batalla contra el cigarrillo puede en cualquier momento del día o de la noche darle un clic para ver sus avances, dejar una consulta en el foro o entrar en el chat.

En nuestro país, los sitios www.dejadefumar.com.ar (de los laboratorios Pfitzer) y www.dejardefumar.com.ar (sólo hay una letra de diferencia) también ofrecen recursos, información y, en el segundo caso, un foro para asistir a la persona que ha decidido que fumar parecía un placer, pero en realidad era una enfermedad.

viernes, 7 de marzo de 2008

Tabaco se lleva cinco millones de víctimas por año

Adital - http://www.adital.com.br/site/noticia.asp?lang=ES&cod=31985

Una persona muere cada seis segundos víctima del tabaco. Los datos del Informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) 2008 revelan además que el fumar es también un factor de riesgo para seis de las ocho enfermedades que más matan en el mundo. Entre un tercio y la mitad de los fumadores muere por lo menos 15 años antes que la media de los países.
Y, según la OMS, las expectativas futuras no son alentadoras, en tanto no se tomen medidas radicales. Actualmente mueren cinco millones de personas por año, víctimas del fumar. Ese número puede llegar a ocho millones en 2030. Durante el siglo XXI, el fumar podría matar hasta 1.000 millones de personas.

El paquete MPOWER es señalado por la OMS como uno de los caminos. Son seis medidas políticas para prevenir a los jóvenes para no comenzar a fumar, para ayudar a los fumadores a dejar el vicio y para librarse los no fumadores de la exposición al humo ambiental.

Entre las medidas se encuentran: el monitoreo del consumo y de las políticas de prevención; proteger a las personas para no fumar tabaco; ofrecer ayuda a quienes quieren dejar de fumar; hacer públicas las razones del peligro del fumar; aplicar prohibiciones de publicidad, patrocinio y promoción del fumar; y elevar los impuestos sobre el tabaco.

Los estudiosos de la OMS defienden que aumentar los impuestos, y consecuentemente los precios del tabaco, es la manera más eficiente para desalentar en los jóvenes el deseo de fumar. Según el estudio, un aumento del 70% en el precio del tabaco evitaría un cuarto de las muertes que provoca. Con el aumento del 10% de las tasas tributarias, la disminución de las muertes sería del 4% en los países ricos y del 8 % en los países de media y baja renta.

Sin embargo, "el mundo en vías de desarrollo" va a ser el más afectado por la epidemia de tabaco en los próximos años. Según el informe de la OMS, el 80% de las muertes relacionadas con el tabaco ocurrirán en países en vías de desarrollo de América Latina, Asia y África.

La Organización Mundial de la Salud alerta además que solamente el 5% de la población mundial está protegida por leyes anti-tabaco y destaca: la epidemia de tabaco, una de las mayores amenazas a la salud pública de los tiempos modernos, es perfectamente evitable.

La ayuda para quienes quieren dejar de fumar es bastante precaria. Sólo 9 países en el mundo tienen programas plenamente disponibles para tratar a las personas que desean dejar de fumar; así sólo el 5% de la población mundial tiene acceso a esos tratamientos. Además, solamente en 15 países es obligatorio colocar una advertencia sobre el peligro del fumar, y en sólo 4 de ellos esa obligación se cumple.

Para la OMS, los gobiernos son responsables además de esos números porque tienen un bajo presupuesto para el financiamiento de campañas contra el fumar y el control global del mismo.

Traducción: Daniel Barrantes - barrantes.daniel@gmail.com

Lucha contra el tabaco con medicamentos

Sanidad estudia financiar tratamientos para ayudar a los fumadores a dejar el hábito

06.03.08 - L.G. /R. H.VALENCIA/MADRID

http://www.lasprovincias.es/valencia/20080306/valenciana/lucha-contra-tabaco-medicamentos-20080306.html

La Conselleria de Sanidad estudia la posibilidad de financiar tratamientos para luchar contra el hábito del tabaco, según confirmaron fuentes de este departamento del Gobierno valenciano.

Las mismas fuentes señalaron que en el caso de que finalmente se decidiese la financiación de alguno de los tratamientos que existen, se tendría que determinar para qué tipo de pacientes se destinaría, en función del estado o de la patología de los mismos. Sanidad explicó que en estos momentos en el mercado existen varios medicamentos para luchar contra la adicción al tabaco.

Precisamente ayer el responsable médico del área cardiovascular de la compañía Pfizer, José Chaves, aseguró que la Comunitat Valenciana está "en proceso" de comenzar a financiar las terapias para dejar de fumar. Este especilista aseguró que la Comunitat "está en contacto continuo con el laboratorio porque está interesada en firmar".


Encuesta entre médicos
Chaves hizo estas declaraciones al dar a conocer una encuesta realizada a más de 3.000 facultativos de familia por la compañía biomédica Pfizer.

Según este trabajo, la financiación pública de los medicamentos para dejar de fumar aceleraría considerablemente el abandono del tabaquismo y no sería un freno para los potenciales interesados en abandonar este peligroso hábito. Así lo sostienen el 40,6% de los médicos de atención primaria consultados.

"Es inexplicable y difícil de entender que todas las comunidades autónomas y el Ministerio de Sanidad no incluyan la financiación de fármacos para dejar de fumar, ya que supondría un ahorro en gasto sanitario a medio y largo plazo y salvaría vidas humanas", aseguró el doctor Plácido Gascó, miembro del Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo (CNPT).

Mientras José Chaves, director médico del área cardiovascular de Pzifer, subrayó que la preocupación de los médicos por esta falta de financiación de los tratamientos para dejar de fumar "es una de las barreras con las que el facultativo se encuentra a la hora de intentar ayudar al paciente".

"El mero hecho de dejar de fumar compensaría la financiación del tratamiento por el ahorro de costes futuro para el sistema sanitario. Sería una iniciativa enormemente rentable", arguyó ayer Francisco García Pascual, director de Relaciones Profesionales de Pzifer.

"El fumador es un enfermo, no un vicioso, y tiene el derecho a recibir la misma atención que otras patologías. Es una injusticia social que no se cubra la financiación del tratamiento antitabaco", indicó el doctor Eugeni Bruguera, especialista en Psiquiatría y jefe de la Unidad de Conductas Adictivas del Servicio de Psiquiatría del Hospital Valle de Hebrón.


Partidarios de la financiación
Lucía Hernández, una valenciana que mantiene el hábito de fumar desde hace 20 años, recibió como algo muy favorable la posibilidad de que en la Comunitat Valenciana se financien tratamientos para dejar de fumar.

En su opinión, este tipo de medicamentos "debería pagarlos la conselleria, porque si consideran que la adicción al tabaco es una enfermedad, qe paguen el tratamiento para luchar contra ella".

Las razones de Lucía van más allá. Esta mujer recuerda el interés que se mostró por la ley antitabaco y apunta que si tan "preocupado está el Ministerio por la salud de los fumadores, lo que tienen que hacer es pagar los tratamientos".

Esta fumadora considera que el modo de proceder debe ser "el mismo que se aplica para los tratamientos que requieren personas que sufren otras adicciones como la cocaína o el alcohol".

jueves, 6 de marzo de 2008

Un nuevo medicamento para dejar de fumar

Se calcula que en el mundo existen 1.300 millones de fumadores. De ellos, el 90% intenta dejar el hábito cada año sin recurrir a ningún tipo de ayuda. Pocos lo logran.

http://www.elespectador.com/elespectador/Secciones/Detalles.aspx?idNoticia=23043&idSeccion=50


El 33% no pasa de los dos días en su empeño y menos del 5% completa un año sin llevarse un cigarrillo a la boca. Mark Twain, escritor y periodista norteamericano, amante del tabaco, resumió con humor la lucha imposible: “Dejar de fumar es fácil; yo lo he hecho mil veces”.

Esas cifras, sin embargo, podrían cambiar muy pronto. Un medicamento, la vareniclina, lanzado esta semana en Colombia, promete convertirse en el complemento perfecto para los fumadores que intentan dejar un vicio que según la American Cancer Society hace perder entre 13 y 15 años de vida a quienes lo sufren, y está asociado a enfermedades como cáncer, ataques al corazón, derrames cerebrales, enfermedades de vasos sanguíneos, arrugas prematuras, mal aliento y disfunción eréctil, entre otras.

La vareniclina, aprobada por la Food and Drug Administration en 2006, es una molécula que ocupa los mismos receptores de la nicotina en el cerebro (receptores nicotínicos-colinérgicos) provocando una sensación placentera similar pero sin crear dependencia. Al bloquear los receptores de la nicotina, el paciente evita el síndrome de abstinencia que se despierta cuando apaga el último cigarrillo. Gracias a este efecto y a salvo de síntomas como mareos, ansiedad, irritabilidad o trastornos de sueño, el paciente puede concentrar su atención en combatir la adicción psicológica al tabaco.

Según Ubier Gómez, presidente de la Asociación Colombiana de Toxicología y profesor de la Universidad de Antioquia, la molécula es el resultado de una larga investigación que se inició en Bulgaria, donde grupos de plantadores de tabaco, para disminuir sus ganas de fumar, acostumbraban tomar una infusión de hojas de tabaco. La costumbre, que según los pobladores campesinos tenía buenos resultados, despertó la curiosidad de los científicos. Los primeros estudios mostraron que un alcaloide presente en estas plantas, conocido como cistisina, sería el responsable de tal efecto.

“Esa molécula la modificaron porque era muy inestable y de ahí salió la vareniclina, que es un producto fitoterapéutico, que estimula de manera mas suave los receptores de la nicotina sin los efectos colaterales”, explicó Ubier Gómez.

Los estudios clínicos hasta ahora han comprobado los beneficios del medicamento. Más de 3.600 pacientes alrededor del mundo que recibieron terapia durante 12 semanas, tuvieron entre dos y cuatro veces más probabilidades de dejar de fumar que aquellos que se sometieron a tratamientos tradicionales o simplemente recibieron un placebo.

La vareniclina (comercializada por Laboratorios Pfizer bajo la etiqueta de Champix), según los expertos, resulta una mejor alternativa que los parches, chiclets y tabletas de nicotina. Estos tratamientos, cuando no se acompañaban de una correcta asesoría médica, se convertían en el reemplazo de una adicción por otra. También frente al bupropion, un antidepresivo que disminuye el deseo de fumar, el nuevo medicamento parece una alternativa más segura, porque no se une a proteínas en la sangre y su interacción con medicamentos que un paciente esté tomando es casi nula, aunque hacen falta investigaciones.

¿Se trata entonces de la panacea para dejar de fumar? ¿De la herramienta que los médicos y la sociedad estaban esperando para poner fin a una costumbre que sólo en Colombia cobra la vida anualmente de 20.000 personas, una cifra similar a la de las víctimas del terreno de Armero?

Como en todos los medicamentos existen algunos “peros”. En noviembre de 2007, la FDA anunció que había recibido reportes de pacientes que usando “chantix” para dejar de fumar experimentaron síntomas serios y severos que incluían ideación suicida, ocasionalmente comportamientos suicidas, comportamientos erráticos y mareo.

“Aún no se sabe si estos síntomas estén relacionados con la droga, la abstinencia de nicotina o la emergencia de síntomas que permanecían ocultos en estos pacientes”, explica el doctor Ubier Gómez.

Los expertos coinciden en que se trata de una ayuda farmacológica que debe complementar con programas y estrategias de acompañamiento y estimulación por parte de terapeutas. La compra de vareniclina exige fórmula médica y puede ser recetada por especialistas o médicos generales que conozcan su manejo.

¿Cuáles son los beneficios de dejar de fumar? (American Cancer Society)

20 minutos después de abandonar el hábito: su frecuencia cardiaca, así como su presión arterial, baja.

12 horas después de abandonar el hábito: el nivel de monóxido de carbono en la sangre se reduce hasta el valor normal.

De 2 semanas a 3 meses después de abandonar el hábito: su circulación mejora y su función pulmonar aumenta.

De 1 a 9 meses después de abandonar el hábito: disminuyen la tos, la congestión nasal, el cansancio y la dificultad para respirar; los cilios (estructuras parecidas a vellos pequeños que eliminan el moco de los pulmones) recuperan su función normal en los pulmones, lo que aumenta su capacidad para controlar las mucosidades, limpiar los pulmones y reducir el riesgo de las infecciones.

1 año después de abandonar el hábito: el riesgo excesivo de presentar una insuficiencia coronaria se reduce a la mitad del que tienen los fumadores.

5 años después de abandonar el hábito: de 5 a 15 años después de haber dejado el cigarrillo, el riesgo de sufrir un derrame cerebral se reduce al nivel de una persona que no fuma.

10 años después de abandonar el hábito: el índice de mortalidad debido al cáncer del pulmón se reduce a casi la mitad del que afronta una persona que fuma. Disminuye el riesgo de contraer cáncer de la boca, la garganta, el esófago, la vejiga, el cuello uterino y el páncreas.

15 años después de abandonar el hábito: el riesgo de padecer de insuficiencia coronaria es el mismo que el de una persona que no fuma.

martes, 4 de marzo de 2008

Valientes luchas contra el humo

El taller de terapia en grupo de El Quirinal para dejar de fumar, premio «Adolfo Posada» de investigación, logra que uno de cada cuatro pacientes abandone el hábito
http://www.lne.es/secciones/noticia.jsp?pRef=1929_36_613000__Aviles-Valientes-luchas-contra-humo

M. MANCISIDOR

José Manuel Menéndez ha dado un gran paso, aunque una y otra vez se lleva la mano al bolsillo en busca de esa cajetilla de tabaco que ha decidido olvidar. El pasado jueves acudió por primera vez a la terapia de grupo dirigida a fumadores que ofrece un equipo de médicas y enfermeras del consultorio de El Quirinal. Allí se encontró con seis personas más como él que, en cinco palabras, le dijeron que «dejar de fumar es posible».

Marisol Sanz es, en este sentido, un ejemplo de superación. Fumaba un paquete de tabaco al día y, pese a su juventud, un día sufrió un infarto que la dejó en coma. Ahora hace seis meses que no tiene contacto con la nicotina. «Lo llevo muy bien, en su momento tomé medicación de ayuda pero creo que he superado la adicción», afirma, mientras señala a su hijo, Daniel. «Cuando sufrí el infarto pensé que tenía que dar este paso por él y lo di. La única contraindicación es que engordé diez kilos», añade. A su lado está Chelo Álvarez. Esta mujer intenta dejar de fumar por recomendación médica y lleva siete meses alejada del humo.
«Opté por no tomar nada, pero al principio el mono era tremendo, así que todos los trucos que me contaban mis compañeros aquí, en las terapias, me los llevaba a casa y funcionaban», explica esta ex fumadora que ha puesto en práctica todo tipo de técnicas de relajación y otros secretos como subir escaleras en momentos de «mono» o hacer abdominales en la ventana contra el impulso de coger un cigarrillo. «Y pensar que fumaba por placer...», sentencia.
De técnicas para dejar de fumar sabe bastante Juan Herminio González Cuartas, un hombre que decidió alejarse de los ceniceros tras 43 años fumando. «Cogí una gripe y no era quién a quitar la molestia que tenía en los bronquios, así pensé que si un día pude dejar de beber también podía dejar de fumar, al fin y al cabo es un vicio igual», sentencia. Ni corto ni perezoso, Cuartas acudió al consultorio de El Quirinal. Aprendió técnicas de relajación, conoció a gente en su misma situación e inventó un truco que luego trasladó a sus compañeros. «Cada vez que me daban ganas de fumar me metía en la cama porque si bien fui fumador, jamás lo hice en la cama, y así se me quitaban las ganas», recalca. De repuesta recibe las carcajadas de sus compañeros, que también han superado el síndrome de abstinencia.

La terapia grupal para fumadores del consultorio de El Quirinal es, así, el mejor remedio para dejar de fumar. En el área sanitaria avilesina las enfermeras Carmen González Carreño y Marta González, más los médicos Soledad Pérez y Carlos Villaverde ofrecen apoyo a los usuarios de este servicio. Casi una de cada cuatro personas que pasan por el taller de El Quirinal apaga su último cigarrillo. El servicio se implantó en mayo de 2005 con poca afluencia, pero los buenos resultados que ofrece han ampliado en un goteo constante el número de valientes que se enfrentan al humo.

El centro ofrece ahora terapias grupales en turno de mañana y tarde a casi cuarenta personas de Avilés, que antes de participar en las sesiones deben concertar una entrevista en el número de teléfono 985128510. En la primera cita, los profesionales conocen el hábito tabáquico de los fumadores, les realizan un test de dependencia y otro de motivación. Asimismo, los sanitarios ofrecen la posibilidad de dejar de fumar con la ayuda de tratamiento. «Lo más importante, no obstante, es el trabajo en grupo», dice Carmen González Carreño, la responsable de enseñar a los fumadores técnicas de respiración, pensamiento positivo o visualización.

«Esto último es muy gracioso. Cuando la gente deja de fumar, sobre todo si es joven, no se atreve a salir porque teme recaer. Aquí improvisamos momentos de la vida cotidiana, diálogos para decir no al tabaco», señala la enfermera, que considera que el tabaco produce en los fumadores la pérdida de habilidades para relacionarse con los demás.

El tesón de los profesionales de El Quirinal les ha valido además el premio «Adolfo Posada» de investigación, un reconocimiento tanto a los sanitarios que trabajan en el grupo de deshabituación tabáquica como a los que lo hacen con programas de lactancia, uso racional de los medicamentos o educación sexual, entre otras áreas.

«El apoyo que nos dan estos profesionales es maravilloso», dice Julia Valverde, una de las participantes en las terapias de grupo contra el tabaco. Esta mujer, que ha logrado alejarse de la nicotina, afirma además que la motivación es fundamental para dejar el hábito. «El tabaco es un mentiroso, parece que te hace más feliz y que te tranquiliza pero no es así», recalca. De la misma opinión son Isabel Arrojo y Francisco Blázquez.
«Fumaba tres cajetillas diarias y el 17 de mayo de 2007 tiré la última. No he vuelto a fumar aunque sé que siempre seré fumador. Este vicio, como todos, es cuestión de cabeza», subraya Blázquez, que como el resto de compañeros elogia el trabajo del grupo.

La médica encargada de las terapias, Soledad Pérez, responde a los elogios con satisfacción. «Nuestro método funciona dentro de lo esperado y pensamos seguir trabajando con ilusión. El tabaco utilizó la publicidad para ganar adeptos y nosotros haremos lo mismo para que los pierda porque sin tabaco se gana en todo, sobre todo, en salud», concluyó.

El tabaquismo es demoledor

Mata 5.4 millones de personas anualmente por cáncer pulmonar
http://www.yucatan.com.mx/noticia.asp?cx=90$9201000000$3760648&f=20080229

La lucha en México para dejar de fumar se inició hace 27 años: no se trata de una moda o emergencia por la reciente aprobación de la Ley Antitabaco en la capital del país, o por la iniciativa de Ley Federal de Protección al No Fumador que el Congreso de la Unión aprobó el 26 de febrero.

Aunque registran resultados satisfactorios, las clínicas contra el tabaquismo no han tenido la difusión suficiente en el país, pero los expertos aseguran que son la mejor opción para dejar de fumar, según informa Notimex.

Dejar esta adicción representa una urgencia, más ahora que se ha convertido en grave problema de salud pública porque cobra la vida de 150 mil personas al año en México, y 5.4 millones en el mundo, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“La epidemia del tabaquismo mata anualmente a 5.4 millones de personas por la generación de cáncer de pulmón y cardiopatías, y de continuar esta situación, se estima que dentro de 20 años las muertes por fumar ascenderán a ocho millones”, advierte la OMS.

En México, cada vez más a temprana edad, entre los 10 y 14 años se comienza a fumar, lo que propicia que los jóvenes se conviertan en adictos a otras drogas legales como el alcohol, e ilegales como la mariguana y la cocaína...

La Secretaría de Salud informa que en el país hay 13 millones de fumadores: la mayoría empezó en la adolescencia y muchos, lamenta, mueren a temprana edad.

Angélica Ocampo Ocampo, coordinadora de la Clínica de Tabaquismo del Hospital General de México, señala que al año acuden al sitio entre 600 y 800 personas para comenzar la terapia y dejar de fumar. El 40% lo logra y el resto recae, y por eso deja los tratamientos médicos y psicológicos.

La psicóloga Ocampo, especialista en adiciones, dice que en la Secretaría de Salud desde hace 25 años hay programas para combatir el tabaquismo, y desde hace 27 años se iniciaron estudios sobre la adicción y sus consecuencias.

Cuando se empezó esta lucha, añade, las clínicas de tabaquismo se instalaron en los hospitales de tercer nivel, pero ahora, por la urgente necesidad de prevenirlo y evitarlo, ya se encuentran en el primer nivel de atención: en las clínicas y los centros de salud.

Los programas son médicos-psicológicos para erradicar el tabaquismo; la parte médica es la detección oportuna mediante una serie de estudios clínicos (al fumador se le da un diagnóstico, en caso de tener un padecimiento por fumar). Si el diagnóstico es negativo, al paciente se le da un tratamiento para reducir los daños provocados por el cigarro, y eso va a la par con dejar de fumar, donde entra la parte psicológica.

En esta fase se aplican pruebas para determinar el perfil del fumador, y con ello se define la terapia individual o grupal que se debe aplicar al paciente.

Según la especialista, dejar de fumar es muy difícil porque es una conducta aprendida y practicada constantemente. Es lo que se denomina conectivo-conductual, pero el primer paso para lograrlo es reconocer que el cigarro ya molesta, o al menos se ha pensado en dejarlo, puntualiza.

“El fumador agrega a su conducta pensamientos o falsas creencias como que lo que le sucede es gracias al cigarro... fuma porque se siente feliz, si fuma puede hacer sus necesidades fisiológicas, y si fuma no engorda...

“Todo ese tipo de creencias o mitos es lo que justifica que la gente fume, pero no son válidas ni ciertas, porque hay creencias muy íntimas. Sólo con que ocurra un enojo o alegría, de inmediato saca el cigarro porque siente que el cigarro lo acompaña.

“Lo único que hace es acompañar sus emociones con el cigarro; y representa su reforzador, lo que lo hace sentir bien; y reacciona sólo a un estímulo-respuesta de lo que ha aprendido; y lo aprendido es que, entre más se repita una conducta, se vuelve un estímulo que refuerza”, explica.

“Lo que pasa con el fumador activo es que esta conducta de reforzamiento la tiene desde los 12 años hasta los 40... La persona consume algo que le hace daño, pero lo hace para estimularse, representa una dependencia a un fármaco o a una sustancia física, psicológica; tiene tolerancia a la sustancia y al dejar de fumar sufre el síndrome de abstinencia.

“En la clínicas contra el tabaquismo trabajamos en los aspectos psicológicos, médicos y el síndrome de desintoxicación. En la memoria se queda grabada la droga, en este caso la nicotina”.

Siempre nos quedará París

Vicio a tiritones - Pura prepotencia
Por Jorge Ramos Avalos, Univision Online
http://www.univision.com/content/content.jhtml?chid=3&schid=160&secid=3117&cid=1455475&pagenum=2


París sin humo
En la 'ciudad luz' se fuma en la calle

PARIS, Francia - ¿Qué es lo que hace toda esa gente, afuera de los bares y restaurantes, en pleno invierno y a punto de congelarse? Fumar. Eso es lo que hacen.

De los 192 países del mundo, sólo 10 tienen estrictas medidas que prohíben fumar en oficinas, restaurantes y sitios cerrados

Vicio a tiritones

El vicio es más fuerte que el frío. Desde que el gobierno francés prohibió el fumar dentro de cualquier lugar público y cerrado a comienzos de este 2008, los 12 millones de fumadores en Francia han tenido que llevar su humo a las calles y banquetas.

Si no fuera porque estamos presenciando un mórbido espectáculo masivo en el que los fumadores se matan lentamente con cada chupada de nicotina -un mortal teatro kabuki- sería chistoso verlos tiritando de frío mientras con dos nerviosos dedos acercan el cigarrillo a un par de expectantes labios entreabiertos.

Besar y fumar, en un principio, se parecen. Se inician abriendo ligeramente la boca. Sin embargo, uno grita sensualidad y, otro, pestilencia. No debe haber nada más vomitivo, repelente y asqueroso que besar a alguien que fuma.

Cifras escalofriantes

Las expresiones de alivio, después cada fumada, nos hacen creer que el fumador estás más cerca de la felicidad que el resto de los mortales. Pero en realidad está más cerca de la muerte. Aquí vienen las cifras.

Cada día, en promedio, mueren alrededor de 200 franceses debido a problemas causados por el cigarrillo, de acuerdo con cifras oficiales publicadas por el diario International Herald Tribune. Son 70 mil muertes prevenibles cada año.

Aunque es imposible, por ahora, pensar en Francia sin cigarros.

Es un cliché que mata y se resiste a morir. ¿Hay acaso imagen más francesa que la de tomar un café con un cigarrillo al lado mientras se ve al mundo pasar?

Año Nuevo

Pero a partir del 1 de enero esa imagen se ha roto. El café se ha separado del cigarrillo. Dentro, sentados, se toma el café. Afuera, parados, se fuma. Y se muere.

La oposición a estas medidas impuestas por el Ministerio de Salud fue férrea. Pero un rápido y agradabilísimo recorrido por varios cafés de los Campos Elíseos, Montparnasse y le Marais confirmó que la mayoría de los franceses sí está respetando las nuevas reglas antitabaco.

Aunque habrá que esperar algunos años para medir la caída en los casos de cáncer de pulmón y otras enfermedades respiratorias.

Ahora bien, si los franceses pueden dejar de fumar en lugares públicos, ¿por qué los mexicanos no pueden?

Acabo de estar en la ciudad de México y es insoportable comer en restaurantes donde los fumadores se creen dueños del lugar y de nuestros pulmones.

Pura prepotencia

No hay nadie más arrogante el que fumador mexicano cuando se le pide que apague su cigarro en un lugar público y se niega.

Te mira con desprecio, como si su derecho a fumar fuera más importante que el tuyo a protegerte de una enfermedad o de morir. Y en muchos casos sigue fumando y, si pudiera, hasta te echa el humo encima de la comida.

Todo esto -esperemos- cambiará tan pronto como entren en efecto las nuevas leyes aprobadas por el Senado, a nivel nacional, y por la Asamblea Legislativa del Distrito Federal.

Vendiendo muerte

México y Francia son de los pocos países que están haciendo algo muy concreto para defenderse de los fumadores y de las empresas que venden humo y cáncer.

Hay más de mil millones de fumadores en el mundo. Uno de cada seis habitantes del planeta fuma.

Las compañías tabacaleras, frente a las nuevas restricciones en países ricos y mejor informados, han llevado sus productos y exportado enfermedades del pulmón a las naciones más pobres.

Ahí hay menos información sobre los efectos nocivos del tabaco.

Muchos gobiernos prefieren recibir millones de dólares en impuestos por la venta y consumo del cigarrillo que imponer nuevas restricciones y una política de salud que salve la vida de sus ciudadanos. Países pobres y en vías de desarrollo se gastan sólo $1 en campañas contra el cigarrillo por cada $5 mil que reciben de las compañías tabacaleras, según un reciente estudio de la Organización Mundial de Salud.

Menos del 1%

De los 192 países del mundo, solo unos 10 tienen estrictas medidas que prohíben fumar en oficinas, restaurantes y lugares cerrados. Esto significa que en este siglo 21 morirán mil millones de personas debido al cigarrillo.

Esta información surge de un reporte financiado por la Fundación Michael Bloomberg.

París es una ciudad-líder y una ciudad-modelo. Durante siglos ha marcado la pauta de lo que es el gusto por vivir y el buen vivir. Y hoy lo es aún más… sin humo.

Fumar mata. Lo sé por experiencia propia. Mi padre fumó por 20 años y murió 20 años antes de tiempo. Quizás, sin tanto cigarro, hasta me hubiera acompañado a este viaje.

domingo, 2 de marzo de 2008

Los fumadores se equivocan más

Fumador crónico, respuesta equivocada

'Nature' publica un estudio según el cuál el cerebro de los fumadores crónicos tomaría peores decisiones al ignorar las opciones alternativas
http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Fumador/cronico/respuesta/equivocada/elpepusoc/20080302elpepusoc_1/Tes


EUROPA PRESS - Madrid - 02/03/2008

El tabaquismo crónico podría afecta al proceso de toma de decisiones, según sugiere un estudio que muestra que los fumadores evalúan de forma diferente el resultado de sus decisiones. El trabajo, firmado por el Colegio de Medicina Baylor en Houston (Estados Unidos), se publica en la edición digital de la revista Nature en su apartado Neurosciences.

El tabaquismo crónico podría afecta al proceso de toma de decisiones, según sugiere un estudio que muestra que los fumadores evalúan de forma diferente el resultado de sus decisiones. El trabajo, firmado por el Colegio de Medicina Baylor en Houston (Estados Unidos), se publica en la edición digital de la revista Nature en su apartado Neurosciences.

En particular, el estudio muestra que las decisiones que toman los fumadores crónicos no se ven influidas por los resultados que podrían derivarse de las alternativas que se han elegido en anteriores ocasiones.

Los investigadores, dirigidos por Read Montague, solicitaron a varias personas que participaran en un juego en el que decidían de forma repetida qué cantidad de su dinero invertían en un mercado bursatil artificial. Después de cada decisión, el cambio en el mercado se revelaba y los sujetos descubrían cuánto dinero habían ganado.

Humo y decisiones

Los autores del estudio podían predecir las elecciones posteriores de los no fumadores basándose en la diferencia entre la cantidad de dinero que los sujetos ganaron y la cantidad de dinero que podían haber ganado realizando la apuesta más amplia posible.

En contraste, la diferencia de dinero tenía poca influencia sobre las elecciones posteriores en lo referente fumadores. Esto sugiere que los fumadores podrían tomar peores decisiones debido a que ignoran los resultados alternativos que podrían haber conseguido.

Incluso aunque fumadores y no fumadores tomaban decisiones diferentes, la actividad del cerebro medida durante la tarea en todos los participantes se asociaba con la diferencia entre lo que pasaba en realidad y lo que podría haber pasado. Por ello, los autores concluyen que el cerebro de los fumadores tiene información sobre lo que podría haber pasado pero la ignora a la hora de decidir cómo actuar.

Si deseas publicar en este blog una opinión, un comentario, una noticia, un pensamiento o cualquier otra cosa que pueda ser de interés relacionado con el tema "Dejar de fumar", mandame un e-mail a esta dirección


Visita "Ideas para dejar de fumar"


Add to Technorati Favorites