Ultimas Noticias - Dejar de fumar

miércoles, 25 de julio de 2012

Prohibido fumar en el coche

Prohibir fumar en el coche reduciría los incendios forestales ( El Periódico de Aragón - 25/07/2012 )

martes, 24 de julio de 2012

¿Por qué no puedo dejar de fumar?

El efecto que produce la nicotina en el cerebro, la genética y el miedo a engordar hacen que nos cueste abanadonar el tabaco para siempre. Pero la amenaza del cáncer debería ser suficiente para que te plantees decirle adiós.

Seguir leyendo

viernes, 13 de julio de 2012

Terapia génica para dejar de fumar


Dejar de fumar y encontrar una terapia que sea eficaz contra la adicción a la nicotina es uno de los retos de los investigadores. Aunque todavía en fase experimental, los resultados de un estudio que se publica en Science Translational of Medicine, parecen haber dado un paso más en encontrar la solución definitiva. Los investigadores de la Weill Cornell Medical College (EE.UU.) han desarrollado una novedosa terapia génica con un anticuerpo antinicotina que previene que ésta pueda entrar al cerebro y, en su opinión, podría ser un potencial nuevo tratamiento para la adicción al tabaco.

Al fumar, la nicotina pasa a través de los pulmones y entra en el torrente sanguíneo en cuestión segundos. Esta droga adictiva encuentra en su camino al cerebro y se adhiere a unos receptores, denominados de recompensa, desencadenando las sensaciones de placer que inducen al fumador a encender otro cigarrillo.

Desde hace tiempo, los científicos han estado explorando la idea de una vacuna antinicotina que bloquee la entrada de la droga en el cerebro. Desafortunadamente, la propuesta convencional de vacunas a partir de un patógeno o de una cepa inactiva de un patógeno que es inyectada para desencadenar una respuesta inmunológica -la creación de anticuerpos- no funciona en el caso de la nicotina. La droga es tan diminuta que el sistema inmunológico no puede reconocerla, por lo que es más difícil crear anticuerpos. Además, los pocos anticuerpos producidos sobreviven durante un corto periodo de tiempo.

Alternativa

Por eso, el equipo de Martin Hicks probó otra alternativa: la terapia genética. En este trabajo, los científicos describen cómo una sola dosis de su vacuna protege a los ratones, a lo largo de su vida, frente a la adicción a la nicotina. La vacuna está diseñada para utilizar el hígado del animal como una fábrica para producir continuamente anticuerpos que «engullen» a la nicotina en el momento en el que entra en el torrente sanguíneo, evitando que el producto químico alcance el cerebro e incluso el corazón. «Nuestra vacuna permite que el cuerpo produzca sus propios anticuerpos monoclonales contra la nicotina, y de esa manera, desarrolle una inmunidad funcional», afirman.

Una especie de comecoos

Los investigadores seleccionaron la secuencia genética de un anticuerpo anti-nicotina y lo introdujeron en un vector de terapia genética. A continuación inyectaron el vector en una serie de ratones dependientes de nicotina. Una vez tratados, los hígados de los animales generaron el anticuerpo de forma continua. Estos anticuerpos flotan alrededor en la sangre, de una manera similar al juego Pac-Man o comecocos, y se unen específicamente a la nicotina impidiendo que ésta llegue al cerebro. El anticuerpo, aseguran los investigadores, redujo la concentración de nicotina en el cerebro a una fracción (15 por ciento) de la cantidad de nicotina en los ratones no tratados.

«Aunque sólo se ha probado los ratones, estamos muy esperanzados de que este tipo de estrategia pueda finalmente ayudar a los millones de fumadores que han intentado dejar de fumar sin éxito», aseguran. Los estudios muestran que entre el 70 y el 80 por ciento de los fumadores que intentan dejar de fumar fracasan en su intento.

Los investigadores se están preparando para probar la vacuna en ratas y en primates no humanos, el paso necesario antes de que se pueda probar en humanos. En su opinión, si tenemos éxito, esta vacuna sería más eficaz en fumadores que se han comprometido a dejar de fumar.

http://www.abc.es/salud/noticias/terapia-genica-para-dejar-fumar-12563.html

jueves, 12 de julio de 2012

No todos engordan al dejar de fumar

Los médicos elevan de 3 a 5 los kilos que se engordan al dejar de fumar

-Los perjuicios del tabaco son mayores que los de ganar peso, advierte un estudio

-Entre el 16% y el 21% de las personas analizadas perdía peso.

-La ganancia de peso se produce sobre todo los tres primeros meses.

 

Madrid    El Pais

Que dejar de fumar engorda es algo conocido. Pero sobre cuánto peso se gana tras dejar el tabaco había muchas incertidumbres. Un análisis a 62 estudios sobre la materia publicado en la prestigiosa revista médica British Medical Journal arroja algo de luz, al concluir que, de media, un año después de dejar de fumar, la ganancia de peso es de 4,7 kilos. Lo relevante es que la cifra está muy por encima de los 2,9, que un estudio similar concluyó hace 20 años. Aun así, la revista incluye un editorial en el que concluye que los beneficios de dejar de fumar compensa con creces el ligero sobrepeso de dejarlo.

Cuando uno deja de fumar engorda por dos factores. El primero es que la nicotina tiene un cierto efecto anorexígeno, sacia el apetito. El segundo tiene que ver con el hábito, con sustituir los cigarrillos por algo de picar.

Como señalan los autores del estudio, “la ganancia de peso es importante porque es una preocupación extendida entre los fumadores y podría retraer a algunos de intentarlo”. Por eso, tras analizar 62 estudios que, con diferentes fines, siguieron a exfumadores durante un año, concluyen que el primer mes la media engorda 1,12 kilos; el segundo 2,26 kilos; 2,85 al tercero; 4,23 a los seis meses y 4,67 al año de dejarlo. Eso es la media porque hay importantes variaciones, ya que al año entre el 16% y el 21% perdía peso y un 13% de los que dejaban de fumar engordaba más de 10 kilos.

El estudio lo ha liderado el francés Henri-Jean Aubin, profesor de psiquiatría y experto en adicción. Este explica por teléfono que no le ha sorprendido tanto lo que se engorda sino la variación con los meses: “Se engorda al principio sobre todo. Y es importante saberlo porque si una mujer muy preocupada con su silueta deja de fumar y gana un kilo el primer mes puede decidir que no sigue para no ganar 12 kilos en un año. Pero hay que decirle que se deja pronto de engordar”.

El dato es muy relevante porque, según estudios previos citados en el análisis, las fumadoras dispuestas a dejar el hábito afirman que consideran tolerable engordar 2,3 kilos de media.

El estudio no explora la diferencia por sexos, pero Aubin explica que la ganancia es ligeramente mayor en las mujeres. Otro aspecto clave que resalta es que hay una enorme variación en la respuesta: “No se puede predecir. El que lo deja puede pensar que estará entre el 20% que incluso adelgaza”. Además, hay que tener en cuenta que quien no fuma también engorda con la edad (una media de 0,3 kilos al año), así que cesar el tabaquismo es en muchos casos un desencadenante.

Para que no haya dudas sobre las ventajas de abandonar los cigarrillos, Aubin lanza un alegato contra el tabaco: “Dejar de fumar es la mejor decisión que podría tomar una persona, incluso si está muy preocupada por su figura. Alguien de 40 años que lo deje hoy ganará nueve años de esperanza de vida. El tabaquismo es la principal causa de evitable de muerte en el mundo”.

Esteve Fernandez, experto en tabaquismo del Instituto Catalán de Oncología, señala que el estudio está bien hecho y que es relevante este tipo de meta-análisis. Pero matiza: “El estudio tiene algún sesgo, como que se basa en fumadores que han acudido a consultas o a participar en ensayos clínicos. Es probable que esos sean fumadores más empedernidos y a los que les cuesta más dejarlo. Así que en otros la cifra sería menor”.

Aubin admite que esa duda existe pero considera que el número de estudios es lo suficientemente amplio como para pensar que es representativo. De hecho, afirma que emprendió la revisión científica convencido que la ganancia de peso era superior a los tres kilos establecidos hace 20 años. Para lo que no tiene respuesta es para conocer la evolución después de ese año.

Fernández firma en la revista un artículo de opinión junto al epidemiólogo australiano Simon Chapman en el que expresan el temor de que este estudio retraiga a los fumadores de intentar dejarlo: “Podría ser poco atinado incorporar ese mensaje a las prácticas sanitarias. Los datos se extrajeron de ensayos clínicos, no del mundo real”. Y concluyen: “Aunque la obesidad está relacionada con un aumento de la mortalidad, estudios de cohortes indican que una pequeña ganancia de peso no aumenta el riesgo de muerte”.

Esteve cuenta por teléfono que no se puede mezclar el aumento de peso tras dejar de fumar con el problema de la obesidad. “Ganar cinco kilos no es un problema de salud y un no fumador también engorda”.

http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/07/11/actualidad/1342008222_576903.html



Si deseas publicar en este blog una opinión, un comentario, una noticia, un pensamiento o cualquier otra cosa que pueda ser de interés relacionado con el tema "Dejar de fumar", mandame un e-mail a esta dirección


Visita "Ideas para dejar de fumar"


Add to Technorati Favorites