Ultimas Noticias - Dejar de fumar

viernes, 23 de mayo de 2008

¿Actitud responsable?

Cuando se fuma la vida

MARIELA PÉREZ VALENZUELA
http://cubahora.co.cu/index.php?tpl=principal/ver-noticias/ver-not_ptda.tpl.html&newsid_obj_id=1025609

¿Atractivos, fuertes, sexy, independientes? Múltiples son las interrogantes que surgen acerca del por qué tantas personas fuman hoy en el mundo, pese a las advertencias acerca de los daños que ocasiona a la salud humana, los programas de desintoxicación existentes e incluso las experiencias de individuos cercanos que fallecen a causa de enfermedades relacionadas con ese hábito.
La realidad demuestra que aun cuando muchas personas logran dejar de fumar con un tratamiento médico y sobre todo con voluntad, la decisión de llevarse un cigarrillo a la boca es muy personal.

De ahí que el perjuicio que ocasiona tal adicción, incluso para los llamadores fumadores pasivos o involuntarios, constituya una preocupación, al convertirse el tabaquismo en una epidemia que golpea a todos los grupos sociales y constituye la primera causa de muerte prevenible en el planeta.

Las cifras son alarmantes: en el mundo todos los días se aspiran más de 10 millones de cigarrillos por minuto; en el año 2000 fallecieron 4,8 millones de individuos por dolencias vinculadas con el tabaquismo y esa cifra podría elevarse a 10 millones en el 2025.

En el caso particular de Cuba, aun cuando en los últimos años se aprecia una modesta reducción del número de consumidores, el porcentaje se mantiene alto, pues el 31,9 por ciento de la población lo hacía en 2001, frente a un 36,8 por ciento en 1995.

En esta fecha más cercana lo hacían el 41,4 por ciento de los hombres y el 23 por ciento de las mujeres, según encuestas realizadas a nivel nacional.

La tasa de prevalencia de tabaquismo entre los estudiantes de Secundaria Básica constituye una preocupación de las autoridades de salud de la isla, por las consecuencias que a mediano y largo plazos esa conducta provoca en la salud de quienes apenas comienzan a vivir y, conscientes o no, reducen su supervivencia.

Una encuesta mundial llamada Tabaco y Juventud, que también comprendió a estudiantes de Secundaria Básica en la Ciudad de La Habana, arrojó que en 2004 la cuarta parte de esos adolescentes tuvo contacto con el tabaco alguna vez; el 9,3 por ciento eran fumadores activos y el 9,1, susceptibles a iniciarse.

En el caso de las mujeres cubanas, la tasa de cáncer de pulmón es mayor que la observada en países desarrollados y se advierte un incremento de casos nuevos.

Dada la importancia que las autoridades cubanas conceden a este grave problema, se han puesto en funcionamiento los centros comunitarios de salud mental en todos los municipios del país, en los que se realizan consultas de desintoxicación, práctica que ya se extiende a las policlínicas.

En todas las áreas de salud hay, con buenos resultados, algún tipo de tratamiento para inhibir el hábito de fumar. Además, se mantiene la línea telefónica confidencial número 103, a la que la población puede apelar para aclarar dudas.

EL TABAQUISMO NO TIENE FRONTERAS

¿Son conscientes los fumadores de que cada cigarrillo acorta en siete minutos su vida? Algunos parecen que no.

El tabaquismo, que afecta por igual a hombres y mujeres de cualquier edad, tanto en naciones desarrolladas como de escasos recursos, es responsable del 12 por ciento de la mortalidad adulta anual; 33 por ciento de las muertes por cáncer; 80-90 por ciento del cáncer de pulmón; 79 por ciento de las bronquitis crónicas y el enfisema y el 25 por ciento de las cardiopatías.

En el caso de las féminas, el 79 por ciento de los cánceres se atribuye al tabaquismo, en tanto la exposición al humo del tabaco incrementa el riesgo de cáncer de mama.

A su vez, las que toman anticonceptivos orales y fuman, tienen mayor probabilidad de sufrir trombosis.

El aborto espontáneo, los partos prematuros, el desprendimiento anticipado de la placenta y la ruptura precoz de las membranas son riesgos sanitarios atribuibles al consumo durante el embarazo.

¿ACTITUD RESPONSABLE?

Cada persona es dueña de su vida. Sin embargo, consciente o no, cada vez que enciende un cigarro afecta a las personas que le rodean, ya sea en la casa, en el centro de trabajo, en lugares públicos como un cine o un restaurante.

No solo los fumadores corren el riesgo de presentar dolencias en el cerebro, piel, ojos, corazón, tórax, aparato reproductivo femenino, boca y garganta, entre otras partes del cuerpo humano, sino también los llamados pasivos o de segunda mano, que son quienes sin ser adictos, aspiran el humo de los otros al mantenerse un tiempo en contacto con ellos.

Los expertos alertan que el humo del tabaco ambiental (HTA), que afecta tanto a adultos como a niños, contiene más de cuatro mil compuestos, entre ellos más de 50 carcinógenos, y otros irritantes y tóxicos como el amoniaco, el monóxido de carbono y la nicotina.

Por investigaciones se conoce que una de cada cinco muertes atribuibles al tabaco es ocasionada por el tabaquismo pasivo y que en aquellas personas expuestas al HTA es mayor el riesgo de contraer cáncer de pulmón, complicaciones respiratorias y enfermedades cardiovasculares.

¿EL RIESGO DE MORIR ES MENOR AL DEJAR DE FUMAR?

La posibilidad de morir por enfermedades relacionadas con el hábito de fumar aumenta en la medida en que esa adicción se prolonga en el tiempo.

Una actitud inteligente es la de dejar el maligno vicio, aunque sea difícil y muchos se sientan incapaces de lograrlo. Tal actitud puede cambiar un ciento por ciento la calidad de vida.

Los especialistas aseguran que 20 minutos después de dejar de fumar la presión arterial, el ritmo cardíaco y la temperatura de pies y manos tienden a normalizarse; ocho horas más tarde la nicotina circulante en la sangre disminuye a la mitad, y el monóxido de carbono y el oxigeno en sangre se normalizan.

¿Qué ocurre transcurrido un año de que usted se llevó el último cigarrillo a la boca? El riesgo de fallecer por enfermedades cardíacas disminuye a la mitad, indican las investigaciones.

Cinco años después, la amenaza de las dolencias cardíacas es similar a la de los no fumadores y la pulmonar se reduce a la mitad.

Cuando ya usted apenas se acuerda de que durante un tiempo fumó, ya que pasaron diez años desde que apagó el último cigarro con su zapato, el riesgo de morir por cáncer de pulmón es similar a la de quienes nunca cayeron en el vicio. Se reemplazan las células pre-cancerígenas y disminuye la incidencia de otros cánceres.

Cambiar su comportamiento vale la pena, por usted, y por quienes lo quieren y aprecian. Fumar en nada ayuda.

Publicar un comentario
Si deseas publicar en este blog una opinión, un comentario, una noticia, un pensamiento o cualquier otra cosa que pueda ser de interés relacionado con el tema "Dejar de fumar", mandame un e-mail a esta dirección


Visita "Ideas para dejar de fumar"


Add to Technorati Favorites