Ultimas Noticias - Dejar de fumar

martes, 4 de marzo de 2008

El tabaquismo es demoledor

Mata 5.4 millones de personas anualmente por cáncer pulmonar
http://www.yucatan.com.mx/noticia.asp?cx=90$9201000000$3760648&f=20080229

La lucha en México para dejar de fumar se inició hace 27 años: no se trata de una moda o emergencia por la reciente aprobación de la Ley Antitabaco en la capital del país, o por la iniciativa de Ley Federal de Protección al No Fumador que el Congreso de la Unión aprobó el 26 de febrero.

Aunque registran resultados satisfactorios, las clínicas contra el tabaquismo no han tenido la difusión suficiente en el país, pero los expertos aseguran que son la mejor opción para dejar de fumar, según informa Notimex.

Dejar esta adicción representa una urgencia, más ahora que se ha convertido en grave problema de salud pública porque cobra la vida de 150 mil personas al año en México, y 5.4 millones en el mundo, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“La epidemia del tabaquismo mata anualmente a 5.4 millones de personas por la generación de cáncer de pulmón y cardiopatías, y de continuar esta situación, se estima que dentro de 20 años las muertes por fumar ascenderán a ocho millones”, advierte la OMS.

En México, cada vez más a temprana edad, entre los 10 y 14 años se comienza a fumar, lo que propicia que los jóvenes se conviertan en adictos a otras drogas legales como el alcohol, e ilegales como la mariguana y la cocaína...

La Secretaría de Salud informa que en el país hay 13 millones de fumadores: la mayoría empezó en la adolescencia y muchos, lamenta, mueren a temprana edad.

Angélica Ocampo Ocampo, coordinadora de la Clínica de Tabaquismo del Hospital General de México, señala que al año acuden al sitio entre 600 y 800 personas para comenzar la terapia y dejar de fumar. El 40% lo logra y el resto recae, y por eso deja los tratamientos médicos y psicológicos.

La psicóloga Ocampo, especialista en adiciones, dice que en la Secretaría de Salud desde hace 25 años hay programas para combatir el tabaquismo, y desde hace 27 años se iniciaron estudios sobre la adicción y sus consecuencias.

Cuando se empezó esta lucha, añade, las clínicas de tabaquismo se instalaron en los hospitales de tercer nivel, pero ahora, por la urgente necesidad de prevenirlo y evitarlo, ya se encuentran en el primer nivel de atención: en las clínicas y los centros de salud.

Los programas son médicos-psicológicos para erradicar el tabaquismo; la parte médica es la detección oportuna mediante una serie de estudios clínicos (al fumador se le da un diagnóstico, en caso de tener un padecimiento por fumar). Si el diagnóstico es negativo, al paciente se le da un tratamiento para reducir los daños provocados por el cigarro, y eso va a la par con dejar de fumar, donde entra la parte psicológica.

En esta fase se aplican pruebas para determinar el perfil del fumador, y con ello se define la terapia individual o grupal que se debe aplicar al paciente.

Según la especialista, dejar de fumar es muy difícil porque es una conducta aprendida y practicada constantemente. Es lo que se denomina conectivo-conductual, pero el primer paso para lograrlo es reconocer que el cigarro ya molesta, o al menos se ha pensado en dejarlo, puntualiza.

“El fumador agrega a su conducta pensamientos o falsas creencias como que lo que le sucede es gracias al cigarro... fuma porque se siente feliz, si fuma puede hacer sus necesidades fisiológicas, y si fuma no engorda...

“Todo ese tipo de creencias o mitos es lo que justifica que la gente fume, pero no son válidas ni ciertas, porque hay creencias muy íntimas. Sólo con que ocurra un enojo o alegría, de inmediato saca el cigarro porque siente que el cigarro lo acompaña.

“Lo único que hace es acompañar sus emociones con el cigarro; y representa su reforzador, lo que lo hace sentir bien; y reacciona sólo a un estímulo-respuesta de lo que ha aprendido; y lo aprendido es que, entre más se repita una conducta, se vuelve un estímulo que refuerza”, explica.

“Lo que pasa con el fumador activo es que esta conducta de reforzamiento la tiene desde los 12 años hasta los 40... La persona consume algo que le hace daño, pero lo hace para estimularse, representa una dependencia a un fármaco o a una sustancia física, psicológica; tiene tolerancia a la sustancia y al dejar de fumar sufre el síndrome de abstinencia.

“En la clínicas contra el tabaquismo trabajamos en los aspectos psicológicos, médicos y el síndrome de desintoxicación. En la memoria se queda grabada la droga, en este caso la nicotina”.

Publicar un comentario
Si deseas publicar en este blog una opinión, un comentario, una noticia, un pensamiento o cualquier otra cosa que pueda ser de interés relacionado con el tema "Dejar de fumar", mandame un e-mail a esta dirección


Visita "Ideas para dejar de fumar"


Add to Technorati Favorites